Al menos 34 personas han sido detenidas por matanza de policías en Guatemala

Guatemala, 31 jul (EFE).- Las investigaciones que realizan las fuerzas de seguridad de Guatemala para esclarecer la matanza de 9 policías en junio pasado, han dejado hasta ahora 34 detenidos y la incautación de armas, vehículos, caballos y gallos de pelea, informó hoy una fuente oficial.

El ministro de Gobernación (Interior), Mauricio López Bonilla, reveló por primera vez los detalles de la denominada operación "Dignidad" que se puso en marcha el pasado 14 de julio y que aún continúa para capturar al cabecilla del grupo que asesinó a los policías, identificado como Eduardo Villatoro Cano.

Según López, en los últimos 15 días, la Policía, el Ejército y agentes del Ministerio Público (MP) realizaron 128 allanamientos en el departamento noroccidental de Huehuetenango para dar con los responsables de la muerte de los agentes el pasado 13 de junio en el municipio de Salcajá (Quetzaltenango), en el oeste del país.

Durante 30 días se hizo una investigación de inteligencia para determinar los lugares donde se escondía el grupo, explicó el ministro en el programa "De Frente con el Presidente" que fue divulgado hoy por radios locales.

Además de los 34 capturados, las fuerzas especiales se han incautado de 33 pistolas, 12 fusiles, entre ellos 9 de alto poder, así como una gran cantidad de dólares estadounidenses, quetzales guatemaltecos (moneda nacional) y pesos mexicanos.

López dijo que también se han decomisado 65 vehículos, 15 de ellos blindados, 67 gallos de pelea, 43 caballos pura sangre, fincas y casas que pertenecen a la estructura autodenominada Cartel del Golfo de Guatemala.

En la operación "Dignidad", en la que participan 42 vehículos blindados de la denominada Fuerza de Tarea Tecún Umán que posee tecnología avanzada, se descubrió, asimismo, un depósito de precursores químicos y un posible laboratorio para la fabricación industrial de drogas sintéticas.

El grupo que dirige Villatoro Cano, alias "Guayo Cano", prófugo de la justicia junto a otros cuatro integrantes de su organización, se dedica al narcotráfico, al sicariato, al tráfico de armas y al contrabando, según las autoridades.

López ha señalado que la estructura sería responsable, además del crimen de los 9 policías, de más de un centenar de asesinatos en el departamento de Huehuetenango, fronterizo con México.

El ministro aseguró que hasta ahora la operación "Dignidad" ha sido "limpia" porque las fuerzas de seguridad no han tenido necesidad de hacer un solo disparo.

El proceso judicial del asesinato de los 9 policías ha sido declarado en "reserva total" debido a que faltan al menos cinco capturas. EFE