Russell Brand pensó en encerrarse en un monasterio tras su divorcio

Russell Brand pensó en encerrarse en un monasterio tras su divorcio

El humorista británico ha confesado que su agrio proceso de separación de la cantante Katy Perry le hizo replantearse completamente su existencia, hasta el punto de que se le pasó por la cabeza aband...

- BANG Showbiz

El humorista británico ha confesado que su agrio proceso de separación de la cantante Katy Perry le hizo replantearse completamente su existencia, hasta el punto de que se le pasó por la cabeza abandonar todo lo que le rodeaba para aislarse del mundo a través de una estricta vida monacal. Aunque finalmente desechó una idea que podría haber transformado completamente su futuro, el actor ha revelado que el principal objetivo de tal propuesta consistía en alejarse de las mujeres y sobre todo de su intenso deseo sexual.
"Cuando me divorcié, estuve reflexionando mucho sobre la idea de convertirme en monje, ya que esta gente tiene prohibido cualquier contacto con el sexo opuesto y no pueden dar rienda suelta a sus instintos. Luego decidí no seguir un camino tan rígido y preferí no ser tan duro conmigo mismo, pero cuando lo pensé al principio me dije: 'Bueno, cuando estás casado solo puedes estar con una mujer, solo una persona más de las que puedes tener cuando eres monje'. Pero es verdad que la vida en un monasterio no me hubiera sentado muy bien", bromeó el irreverente artista en el londinense Soho Theatre, poco antes de dar comienzo a su espectáculo 'Messiah Complex Tour'.
Otra llamativa anécdota que Russell compartió con los presentes hacía referencia a la salida nocturna que compartió en una ocasión con Morrissey y Noel Gallagher --dos de sus ídolos musicales--, una velada que no tuvo nada de agradable por las constantes bromas a las que se vio sometido el cómico debido a su negativa a beber alcohol junto a sus compañeros de fiesta.
"Se estuvieron mofando de mí toda la noche, y yo estaba ahí, aguantando el chaparrón sin pestañear. A medida que iban pasando las horas, ellos estaban cada vez más borrachos y yo me sentía más vulnerable. No me dieron tregua alguna, se lo estuvieron pasando de pu** madre a mi costa", confesó.