EE.UU. dice que amenaza terrorista es "significativa" y la toma en serio

Washington, 5 ago (EFE).- El Gobierno de EE.UU. dijo hoy que la amenaza terrorista que le ha llevado a cerrar una veintena de embajadas y consulados en el mundo musulmán es "significativa" y por eso la está tomando "muy seriamente".

La amenaza "emana o se dirige a la Península Arábiga, pero potencialmente puede ir más allá", afirmó en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, quien rehusó detallar si la alerta contempla un posible ataque en territorio estadounidense.

"Enfrentamos una amenaza en curso de Al Qaeda y sus afiliadas", agregó Carney.

Lo que ha trascendido hasta ahora es que se trata de una amenaza probablemente vinculada a Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP), con sede en Yemen, y que fue descubierta gracias a la interceptación por parte de la inteligencia estadounidense de comunicaciones electrónicas entre dirigentes de la red terrorista.

Estados Unidos mantuvo cerradas el domingo, día laborable en el mundo musulmán, 22 de sus embajadas y consulados, la mayoría en Oriente Medio y el Norte de África, ante esa amenaza, la "más seria" de los últimos años, según advirtieron varios senadores.

Además, el Departamento de Estado de EE.UU. anunció que 19 sedes diplomáticas, entre ellas las de Jordania, Yemen y Egipto, permanecerán cerradas hasta el próximo sábado por precaución, mientras otras como las de Afganistán e Irak reabrieron este lunes con normalidad.

Según Carney, esa prolongación del cierre de algunas sedes diplomáticas no tiene que ver con una nueva amenaza, sino que se trata de una medida para extremar la precaución.

"La amenaza es real y tenemos que estar vigilantes", advirtió el portavoz del presidente de EE.UU., Barack Obama.

El "corazón" de Al Qaeda, concentrado tradicionalmente en Pakistán y Afganistán, "ha sido disminuido", pero afiliadas como AQAP "se han fortalecido", subrayó Carney.

"Hemos cosechado un gran éxito en contra de Al Qaeda en Afganistán central y en Pakistán, hemos adoptado una serie de medidas para diezmar realmente el liderazgo de ese grupo, incluyendo, por supuesto, lo más importante, Osama bin Laden", recordó, por su parte, la portavoz adjunta del Departamento de Estado, Marie Harf.

"Pero al mismo tiempo hemos dejado claro, incluyendo el presidente (Barack Obama), que seguimos muy preocupados por las filiales de Al Qaeda en todo el mundo. Y que en lo alto de esa lista están los afiliados de Al Qaeda en la Penísula Arábiga (AQAP), por lo que vamos a mantener la vigilancia", insistió Harf. EFE