Hallan quinto cadáver tras presunto ataque del EPP en hacienda de Paraguay

Asunción, 18 ago (EFE).- La Policía de Paraguay halló hoy el cadáver del quinto guardia de seguridad que murió ayer en un presunto ataque del grupo armado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) en una estancia del departamento de San Pedro, en el centro del país.

El ministro paraguayo del Interior, Francisco de Vargas, confirmó a una radio local que el cuerpo fue encontrado a poca distancia de donde ayer se encontraron los otros cuatro cadáveres, informó hoy la agencia estatal IP.

"Se presume que el hombre intento huir y fue alcanzado", dijo el ministro, que asumió funciones el pasado jueves tras la investidura del nuevo presidente del país, Horacio Cartes.

El ataque tuvo lugar en una estancia ganadera de la localidad de Tacuatí, a unos 200 kilómetros de Asunción, en el departamento de San Pedro.

El capataz de la estancia, su jefe de seguridad y cuatro guardias hacían un recorrido ayer por la tarde en una camioneta cuando fueron "interceptados y reducidos" por tres hombres armados y vestidos con uniforme de camuflaje, según un comunicado policial.

Los atacantes liberaron al capataz y se llevaron a los guardias hacia una zona boscosa.

La Policía acudió al lugar de los hechos, momento en que hubo disparos contra una de sus patrulleras que dejaron herido en una pierna a uno de los agentes, quien fue trasladado a un hospital de Asunción.

El testimonio del capataz liberado condujo al personal policial a ingresar en el lugar del primer ataque, donde encontraron "cuatro cuerpos tendidos en el suelo, con heridas de arma de fuego, sin signos de vida", según la nota difundida anoche por la Policía.

De Vargas, que ayer declaró "alerta máxima" en la zona, confirmó el hallazgo del quinto cadáver esta mañana.

Se trata del primer ataque presuntamente a cargo del EPP desde la asunción de Cartes como presidente.

De acuerdo con el diario Última Hora, la estancia es propiedad de un empresario ganadero de origen brasileño.

El último asesinato atribuido al EPP se registró el pasado 31 de mayo, también en Tacuatí, y la víctima fue el ganadero Luis Lindstron, quien había estado secuestrado por el grupo entre julio y septiembre de 2008 y fue liberado tras el pago de un rescate de 300.000 dólares.

Su hermano, Aníbal, culpó a las fuerzas de seguridad por desproteger a Lindstron y aseguró que la víctima pagaba desde hacía años "una cuota revolucionaria" al EPP para seguir con vida.

El EPP es un pequeño grupo armado que opera fundamentalmente en regiones boscosas de los departamentos de San Pedro y Concepción (noreste).

Los organismos de seguridad atribuyen al EPP secuestros, ataques a puestos policiales y haciendas agrícolas, y su acción más sonada fue el secuestro en 2005 de María Edith Bordón, esposa de un empresario.

Como destacó De Vargas, su acción de este sábado demuestra que el EPP es un grupo "criminal y terrorista" que no sólo ataca a la oligarquía. EFE