EEUU arranca semana en homenaje a Luther King y la lucha por derechos civiles

Marc Arcas

Washington, 21 ago (EFE).- Estados Unidos dio hoy comienzo a una semana cargada de actos en conmemoración del 50 aniversario de la histórica marcha en Washington por los derechos civiles, que culminarán el próximo miércoles con un discurso de Barack Obama en el mismo lugar donde lo hizo en 1963 el reverendo Martin Luther King Jr.

El escopetazo de salida lo dio la tarde del miércoles un servicio interreligioso al que acudieron cerca de un millar de personas, celebrado en la iglesia baptista Mt. Airy, a escasos metros del Capitolio, en el corazón de Washington y en un área con gran presencia de la comunidad afroamericana.

Centenares de vecinos se unieron a los congresistas y activistas llegados de todas partes del país, algunos de los cuales incluso trabajaron codo con codo junto a King en sus reivindicaciones, en una ceremonia que no escatimó en aplausos cada vez que se pronunció el nombre de Barack Obama, siempre seguido por la coletilla "el primer presidente afroamericano de Estados Unidos".

"Todos celebramos la fe del reverendo Martin Luther King. Es bonito tener un sueño que dure para siempre, siempre y siempre", indicó en el parlamento inaugural la copresidenta de la Red Nacional de Clérigos Afroamericanos, Barbara Williams-Skinner, para quien aún deben cumplirse algunos de los "sueños" de King, como el cuidado de los pobres y la superación de las divisiones raciales.

A la ceremonia, que transcurrió entre canciones de gospel y en medio de un tono festivo, asistieron miembros y oradores de distintas confesiones religiosas y grupos étnicos, además del propio alcalde de la capital estadounidense, el también afroamericano Vincent Gray.

"El reverendo King fue un campeón de los derechos civiles en nombre de la libertad y la justicia para todos. Nos reunimos aquí esta semana porque queremos que sus esfuerzos, su dedicación y sus logros prevalezcan para nuestros hijos", indicó el rabino David Saperstein, uno de los oradores judíos invitados.

El 28 de agosto de 1963, Martin Luther King lideró la "Marcha por Trabajos y Libertad", que canalizó un malestar latente hasta la fecha de injusticias sociales, especialmente con relación a los negros, y contribuyó a cambiar la dinámica del país en los años posteriores.

El movimiento pacífico abanderado por King logró la aprobación de la Ley de los Derechos Civiles (1964) y la Ley del Derecho al Voto (1965), normativas diseñadas para prohibir la discriminación por razón de raza, género, religión y nacionalidad, marcando así un hito en la lucha por los derechos de las minorías en EE.UU.

Cincuenta años después, EE.UU. se encuentra bajo el segundo mandato del primer presidente negro de su historia, Barack Obama, quien aprovechará la efeméride para emular, desde el icónico monumento a Abraham Lincoln, al reverendo King, de quien en reiteradas ocasiones ha declarado que es una fuente de inspiración para él.

En su discurso, a Obama le acompañarán el próximo miércoles los otros dos presidentes demócratas vivos, Bill Clinton y Jimmy Carter, además de miembros de la familia de Martin Luther King y numerosos activistas y líderes de movimientos sociales.

Entre la misa de hoy y el discurso de Obama del miércoles, Washington vivirá una intensa semana de celebraciones y reconocimientos hacia todas las minorías del país, con un especial enfoque en la comunidad afroamericana.

El jueves, dos coaliciones de organizaciones afroamericanas realizarán sendos eventos en homenaje a los jóvenes y a las mujeres negras, que contarán con almuerzos, debates sobre los problemas específicos que afrontan estos grupos, actividades al aire libre, e incluso un "brunch" amenizado con música gospel.

Entre los otros eventos más destacados de la semana se encuentra una marcha el sábado, a la que los organizadores esperan que asistan hasta 100.000 personas, para emular la que en 1963 concentró a unos 250.000 manifestantes, en su mayoría negros, en el corazón de la capital de EEUU.

A esta marcha, celebrada en fin de semana para promover una mayor asistencia de gente de todo el país y en la que no participará Obama, la sucederá otra el miércoles 28 de agosto, fecha exacta del aniversario, en la que el actual presidente, Clinton y Carter tomarán parte. EFE

ma/afs/cav