Ogier puede ser ya campeón en Alemania

Redacción deportes, 21 ago (EFE).- El francés Sébastien Ogier (Volkswagen Polo R) está a un paso de lograr su primer título de campeón del mundo de rallys, y puede conseguirlo ya este mismo fin de semana en el de Alemania, la primera prueba íntegramente sobre asfalto de la temporada.

Heredero de su compatriota Sébastien Loeb -campeón los nueve últimos años y que éste sólo disputa tres carreras-, Ogier tiene a tiro de piedra el título. Comanda con holgura la general del Mundial de pilotos con 181 puntos, 90 más que sus dos inmediatos perseguidores, su compañero el finlandés Jari-Matti Latvala y el belga Thierry Neuville (Ford Fiesta RS).

Si en las carreteras de asfalto de Alemania aumenta su margen sobre Latvala y Neuville en 22 puntos más y lo deja en 112, Ogier se proclamará campeón mundial a falta de cuatro pruebas para el final del campeonato.

De conseguirlo el domingo que viene, Ogier, que ha ganado ya cinco de las ocho carreras disputadas y que en 2011 ya ganó en Alemania, superará un récord de Loeb: el de consecución del título con mayor antelación. Loeb logró seis de sus nueve títulos antes de la última carrera, pero en ningún caso fue antes de que quedaran al menos tres pruebas para terminar.

Para el español Dani Sordo (Citroën DS3) el Rally de Alemania se presenta como una gran oportunidad de regresar al podio, ya que el asfalto es su gran especialidad. El cántabro es quinto en el Mundial y ha visitado el cajón alemán en cuatro ocasiones.

Sordo tiene a su favor el hecho de que el Rally de Alemania es 'Territorio Citroën", ya que en las diez ediciones disputadas hasta la fecha siempre ha habido uno de los coches de la marcha de los 'chevrones' en lo más alto del podio: nueve veces con Loeb y una más con Ogier.

Y el cántabro, que aún persigue su primer triunfo mundialista, necesita un buen resultado que lo afiance en el equipo.

Tras seis rallys consecutivos sobre tierra, el Mundial llega por fin al asfalto en el de Alemania, que se disputa entre el jueves y el domingo con base en la ciudad romana de Tréveris (Trier en alemán), considerada la más antigua del país.

La carrera, presente en el Mundial desde 2002, comienza el jueves en Colonia con dos tramos cronometrados entrada la tarde, y de viernes a domingo la caravana se traslada a las carreteras que discurren, principalmente, entre los viñedos del valle del Mosela.

EFE