Bolivia confirma salida de senador opositor Pinto a Brasil y lo declara prófugo

El gobierno boliviano confirmó este domingo que el senador opositor Róger Pinto salió a Brasil, en cuya embajada en La Paz estuvo asilado por quince meses, y lo declaró "prófugo de la justicia".

"Luego de establecer contactos con la Cancillería Brasileña, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia informa a la opinión pública que el Sr. Róger Pinto Molina huyó del país con destino a la República Federativa del Brasil", señaló una escueta nota distribuida a la prensa.

El documento añadió que "la fuga del país, convierte al Sr. Pinto en un prófugo de la justicia boliviana".

Contra el senador opositor, quien asegura ser un perseguido político, "se encuentran vigentes cuatro arraigos o prohibiciones de abandonar el país por delitos comunes de corrupción pública con grave afectación económica al Estado Boliviano, uno de ellos con Sentencia Condenatoria de Primera Instancia", recordó el gobierno boliviano.

Advirtió que "se activarán todas las acciones legales que correspondan, en este caso, tanto dentro del derecho internacional, de los convenios bilaterales, así como en el marco del propio Derecho Interno boliviano".

Congresistas fueron los primeros el sábado en anunciar la salida del país de Pinto, quien habría viajado al poblado brasileño de Corumbá.

"Hemos recibido la noticia de que el senador Pinto se encuentra en estos momentos en territorio brasileño. Podemos confirmarlo", señaló a la AFP el diputado de oposición Tomás Monasterio.

"Queremos manifestar nuestra profunda alegría por esta noticia al entender de que no solamente es un tema de humanidad sino un principio fundamental de respeto a los tratados internacionales en el marco del asilo político", añadió Monasterio, correligionario de Pinto.

El congresista opositor explicó que conoció sobre la salida de Pinto a través de las personas que atendían al senador derechista en la embajada brasileña de La Paz.

"Él ha salido vía terrestre", acotó, e indicó que el propio Pinto proporcionará mayores detalles sobre su salida en una conferencia de prensa desde Brasil.

Monasterio criticó que el gobierno señale que Pinto se haya "fugado". "El no ha huido, ha recurrido a la figura del asilo político bajo un control minucioso del gobierno brasileño", aseguró.

La parlamentaria opositora Norma Piérola, también colega política de Pinto, reveló que éste salió de Bolivia "entre el viernes y la madrugada del sábado".

El senador de 53 años había buscado refugio en mayo de 2012 en la legación brasileña, argumentando persecución política, tras presentar denuncias de corrupción contra el oficialismo.

Pese a que Brasil le había otorgado el asilo político, el gobierno boliviano le negaba el salvoconducto alegando que su caso no era político sino judicial.

En junio, un tribunal de sentencia condenó a Pinto a un año de cárcel por daño económico al Estado, aunque su defensa replicó que se trata de "un fallo político" destinado a entorpecer su salida del país, anunciando que apelaría esa decisión.

gbh/rb/du