Nicaragua se lanza de nuevo, de la mano de EEUU, a la búsqueda de petróleo

Luis Felipe Palacios

Managua, 25 ago (EFE).- El consorcio estadounidense Noble Energy Limited inició esta semana la perforación de un pozo de petróleo en Nicaragua, un país que nunca ha explotado crudo pero se ha embarcado varias veces en la búsqueda del "oro negro".

Noble Energy Limited lleva a cabo sus operaciones en el sitio conocido como Paraíso Sur 1, en el banco Tyra, a 168 kilómetros al este del municipio de Bluefields de la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), "respetando la zona de la Reserva de Biosfera Seaflower", que Nicaragua comparte con Colombia, según la información oficial.

Los trabajos, que durarán 90 días, lo realizan la plataforma marítima de perforación Ocean Saratoga, contratada por Noble Energy Limited y que tiene una dimensión de 80 metros de largo, 60 metros de ancho y una altura de 24 metros.

Nicaragua espera obtener ganancias de hasta 17.500 millones de dólares por factura petrolera en los próximos 25 años si la firma estadounidense encuentra hidrocarburos en el mar Caribe, de acuerdo con las autoridades.

No es la primera vez que Nicaragua se aventura en la búsqueda de hidrocarburos.

En los últimos 30 años diversas compañías petroleras han realizado 36 investigaciones buscando hidrocarburos solo en el Caribe nicaragüense.

En la década pasada el Gobierno otorgó, al menos, dos concesiones en ese mar a la estadounidense MKJ Exploraciones Internacionales S.A.(socia de Noble Energy Ltd), y una en el Pacífico a la firma Oklahoma-Nicaragua S.A. (Indoklanicsa), en la que se halló "evidencias" de la existencia de crudo.

Pero quizá el período con mayor auge fue el comprendido entre 1960 y 1978, cuando las mayores petroleras de Estados Unidos, Esso y Chevron, y la anglo-holandesa Shell, entre otras, llevaron a cabo actividades de exploración en el país, explicó el ministro nicaragüense de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli.

"Todas estas empresas participaron en estudios sísmicos, en actividades de exploración y perforación de pozos" desde la década de 1960 hasta a fines de 1978, señaló el funcionario.

Durante ese período se perforaron 34 pozos, 26 en el Caribe (dos en tierra) y 8 en el Pacífico (cuatro en tierra), y se hicieron 30.500 kilómetros de línea sísmicas, que son explotaciones de sonidos en el fondo del mar o en tierra que dan información sobre el tipo de terreno que hay en el subsuelo.

La primera exploración petrolera en Nicaragua data de 1930, con la apertura del pozo San Cayetano, 40 kilómetros al suroeste de Managua, de la que no existen registros de los resultados de esos estudios, según recordó el ministro Rappaccioli.

Luego, en el período de 1939 a 1949, se hicieron otros estudios de exploración y se perforaron los dos únicos dos pozos que se han hecho en tierra en el Caribe, de acuerdo al Ministerio de Energía y Minas.

En este nuevo intento por hallar crudo con miras a la exportación, la perforación del Paraíso Sur 1 tiene 370 metros de columna de agua y llegará a una profundidad de 3.358 metros, muy diferente de las anteriores, que eran más superficiales.

Si los resultados en este primer pozo son positivos, la empresa procederá a perforar un segundo, y de repetir el éxito se realizarán inversiones preparatorias para la producción comercial, con un promedio de inversión de 600 millones de dólares, según la compañía.

En caso de encontrar yacimientos petrolíferos suficientes para ser comercializados, el período de producción de la compañía estadounidense será de 30 años, con una inversión que oscilaría entre los 200 y 500 millones de dólares, según la corporación.

Los proyectos constan de tres fases e incluye estudios sísmicos, geológicos, perforación y desarrollo.

Pero sectores conservacionistas locales como el Centro Humboldt han advertido de que la perforación del Paraíso Sur 1 "constituye una amenaza importante a las condiciones ambientales en la plataforma continental del Caribe nicaragüense"".

Según esa ONG, Noble Energy Limited, una de las mayores petroleras de Estados Unidos, "es responsable de la mayoría de los derrames por hidrocarburos en el Estado de Colorado, de acuerdo con el registro de la Comisión de Gas y Petróleo para la Conservación de Colorado". EFE