Polémica en Alemania por un falso spot de un Mercedes que atropella a Hitler

Berlín, 25 ago (EFE).- Un grupo de estudiantes de cine de Alemania ha desatado la polémica en el país al difundir un falso anuncio de un modelo de Mercedes que, como anticipa los peligros, atropella y mata a un Adolf Hitler niño.

El vídeo, que ha superado las 171.000 visitas en el portal de vídeos "Youtube" en menos de 48 horas, ha suscitado todo tipo de reacciones tanto en internet como en la prensa de hoy, incluida la queja del fabricante de automóviles Daimler por el empleo no autorizado de su nombre.

La producción de los estudiantes de la Escuela de Cinematografía de Baden-Württemberg, de un minuto y cuidada factura profesional, muestra uno de los más modernos modelos de la marca Mercedes-Benz circulando por una población rural con aire antiguo sin determinar.

De forma paralela se ve a un niño corriendo con una cometa hasta que ambos coinciden fatalmente, sin que el tablero de mandos alerte al conductor de la presencia del joven, algo que sí había hecho segundos antes.

Con el crudo golpe del atropello de fondo y por sólo un instante se percibe un imagen del dictador que provocó la II Guerra Mundial y desató el holocausto de millones de judíos, y a continuación aparece una madre gritando: "¡Adolf!".

El vehículo huye entonces del pueblo -en ese momento se ve su nombre en un cartel a la entrada: el austríaco Braunau am Inn-, la pantalla funde a negro y, con el tipo de letra que usa Mercedes-Benz para su publicidad aparece el eslogan: "Reconoce los peligros antes de que aparezcan".

Daimler aseguró en un comunicado que es "inadecuado" incluir "la muerte de un niño, así como contenido relacionado con el nacionalsocialismo" en un anuncio, aunque sea "ficticio".

En "Youtube" los comentarios de los visitantes oscilan entre quienes acusan a los creadores de "clara insensibilidad" y los que les aplauden por haber filmado "una pieza genial".

El anuncio ha sido nominado para el certamen alemán de revelaciones First Steps, patrocinado por Mercedes-Benz. EFE