Militares mexicanos decomisan armas a policías comunitarios

Militares mexicanos desarmaron a unos mil policías comunitarios en el convulsionado estado de Guerrero (sur) cuando éstos se manifestaban para pedir la liberación de 23 de sus compañeros detenidos, informó el martes uno de sus líderes.

Los policías comunitarios pertenecen a grupos de hombres armados que empezaron a levantase en enero pasado en Ayutla de Los Libres, un poblado de las montañas de Guerrero cercano al balneario de Acapulco, para proteger a sus comunidades del acoso de los carteles de la droga que mantenía en sus localidades el terror a base de extorsiones, secuestros y asesinatos.

Los militares hicieron frente a los manifestantes cuando marchaban hacia el municipio de Florencio Villarreal, procedentes del vecino Ayutla de los Libres, y les quitaron rifles calibre 22 entre empellones y golpes que alcanzaron a mujeres y niños, dijo a AFP Arturo Campos Herrera, líder de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC).

Esta es la cuarta ocasión en menos de dos semanas que miembros del Ejército y de la Armada de México decomisa armas a policías comunitarios.

Hace unos días detuvieron a Nestora Salgado, líder de la policía comunitaria de Olinalá, mientras que otros 22 integrantes de estos grupos se encuentran detenidos acusados por el delito de secuestro agravado.

Campos Herrera dijo que las armas que les fueron decomisadas están registradas legalmente y que los comunitarios tienen autorización para portarlas.

El líder de esta organización acusó a los militares de mantener una persecución y hostigamiento en su contra para desarticularla.

Los integrantes de la policía comunitaria advirtieron que llevarán a cabo una serie de protestas con bloqueos carreteros y la toma de presidencias municipales.

Nestora Salgado permanece recluida en un centro penitenciario federal del estado de Nayarit, en Occidente, acusada del secuestro de al menos seis personas, entre ellas tres menores de edad, informó de su lado el gobierno de Guerrero.

Los grupos de policías comunitarios en diversos municipios del empobrecido estado de Guerrero, imitaron a la policía comunitaria creada por indígenas hace 17 años en el municipio San Luis Acatlán, que bajo sus normas de usos y costumbres, asumieron la seguridad de sus pueblos.

str-lp/tm