Una oposición siria "decepcionada" espera que el Congreso de EEUU apruebe los ataques

La oposición siria está "decepcionada" con la decisión del presidente estadounidense, Barack Obama, de solicitar al Congreso la luz verde para llevar a cabo ataques selectivos en Siria, aunque espera que los congresistas den su luz verde, declaró el domingo un responsable de la oposición.

Samir Nashar, miembro de la dirección de la Coalición Nacional Siria de la oposición, contactado vía telefónica desde Beirut, declaró a la AFP que "esperaban un ataque directo inminente (...) pero pensamos que el Congreso va a aprobar los ataques militares".

Se alegró de que el presidente "Obama se haya pronunciado a favor de los ataques pero los ha retrasado nueve días".

"Estamos decepcionados", agregó, "pero después del voto británico, Barack Obama ha querido reforzar su posición y obtener una cobertura política.

"El informe de los servicios estadounidenses de inteligencia contiene pruebas irrefutables sobre la responsabilidad del régimen en este ataque químico", del 21 de agosto en el que murieron centenares de personas, aseguró.

"Los miembros del Congreso van a entender que el contexto es completamente diferente al de Irak", arguyó.

La Liga Árabe, que se reúne este domingo, "va a dar un apoyo muy fuerte al recurso a los ataques", según él. "La posición turca también es muy importante. Washington necesita este apoyo", agregó Nashar, que ha elegido a Estambul como base de operaciones.

No obstante, el primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, dijo el viernes que cualquier intervención militar debería tener por objetivo un cambio de régimen en Siria.

"La coalición llevará a cabo contactos con los países árabes y Turquía para que coordinen al máximo su posición con la de Estados Unidos. Vamos a tratar de que estos países formen parte de la operación militar que va a contribuir a disminuir considerablemente el sufrimiento de los sirios", dijo Nashar.

El presidente estadounidense sorprendió al mundo el sábado al anunciar su decisión de atacar Siria, pero no antes de contar con la luz verde del Congreso, con lo que descarta cualquier intervención inmediata. El resultado del debate no es seguro, ya que muchos parlamentarios estadounidenses están en contra.

rd-mm/cnp/af/me