Senado de México aprueba ley de evaluación a maestros pese a manifestaciones

El Senado de México aprobó la noche del martes una ley que contempla evaluar a los maestros para condicionar su permanencia en el puesto, pese a multitudinarias manifestaciones de protesta por parte de un grupo de docentes que intentó impedir la votación legislativa.

Con 102 votos a favor y 22 en contra quedó "aprobado en lo general (...) el proyecto de decreto por el que se expide la Ley General del Servicio Profesional Docente", anunció el presidente del Senado, Raúl Cervantes, tras un debate que duró casi 5 horas.

Sin embargo, en lo particular, los legisladores anunciaron decenas de reservas que deberán ser discutidas y en su caso ratificadas, para aprobar definitivamente esta iniciativa que ya recibió luz verde por parte de la Cámara de Diputados.

Este martes, centenares de docentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), una corriente disidente del Sindicato Nacional, rodearon el Senado en un intento de impedir la aprobación de la ley, que busca condicionar los puestos de docencia a una evaluación del personal.

Pero un operativo de cerca de 4.500 policías locales y federales resguardaron la cámara alta, garantizando que los senadores pudieran sesionar en el recinto del Congreso, a diferencia de hace dos semanas cuando tuvieron que buscar sedes alternas por las protestas.

Miles de maestros disidentes, llegados de buena parte del país, se oponen a ser evaluados porque creen que el objetivo de la medida es abrir la puerta a los despidos, por lo que han organizado protestas que en las últimas dos semanas han logrado desestabilizar la superpoblada Ciudad de México, bloqueando puntos estratégicos como las dos cámaras del Congreso y el aeropuerto.

Su objetivo es frenar la aplicación de una reforma constitucional educativa, que fue aprobada en diciembre pero requería de la posterior aprobación de tres leyes secundarias, la ultima de las cuales fue la aprobada la noche del martes.

Para el miércoles, la CNTE ha convocado una movilización nacional y también estudia la opción de desacatar la ley por considerarla una "imposición".

"No la vamos a respetar. Nosotros tenemos nuestro propio programa que vamos a proyectar en nuestros estados. Tenemos una educación alternativa, no lo que ellos nos están marcando. Vamos a entrar en desobediencia civil", dijo frente al Senado a la AFP Severino Villegas, profesor en Oaxaca (sur), uno de los estados con mayores niveles de pobreza y población indígena.

Francisco Bravo, dirigente de la CNTE en la capital, confirmó que el miércoles han llamado a una jornada de "insurgencia magisterial" pacífica en varias regiones del país y en la Ciudad de México, y que el sábado sostendrán una reunión nacional para discutir las próximas acciones a tomar.

La reforma educativa fue la primera gran medida de la presidencia de Enrique Peña Nieto (2012-2018), aprobada por consenso de los tres principales partidos con el objetivo de mejorar la calidad del criticado sistema educativo en México.

bur-yo/cd