Maestros colombianos firman acuerdo con gobierno y acaban con severa huelga

Una huelga de maestros públicos que dejó este martes a unos ocho millones de escolares colombianos sin clases fue cancelada luego que los docentes llegaron a un acuerdo con el gobierno para el pago de millonarias deudas y recibir mejor atención en salud.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, anunció en la noche de este martes la firma de un compromiso entre el gobierno y la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode), así como la consiguiente suspensión del paro de maestros.

"Hay que en la medida de lo posible irle cumpliendo a los maestros, sabemos que hay unas deudas muy grandes, que se van satisfaciendo, y hay unas necesidades (...) en el sistema de salud", dijo Santos en una declaración a la prensa.

"Hace mucho tiempo Fecode no obtenía tantos avances como ha obtenido con este gobierno, lo cual demuestra que lo que estoy diciendo no son solamente palabras sino que se traducen en hechos", añadió el mandatario, que se dijo "preocupado" porque tanto niños estuvieran perdiendo clases por el paro.

Santos hizo estas declaraciones en presencia del presidente de Fecode, Luis Grubert, que más temprano había dicho a la AFP que unos 330.000 maestros participaron este martes del paro, afectando al nivel básico y secundario.

Los educadores pedían que se mejorara su sistema de salud, además del pago de millonarias deudas por pasivos laborales y primas acumuladas desde 2010.

Las partes venían dialogando antes de la convocatoria a paro, pero en vista de que el lunes aún no habían alcanzado un acuerdo, los maestros iniciaron la huelga.

Previo a este acuerdo, del que no se ofrecieron detalles, Santos ya había aprobado una serie de puntos en favor de los maestros, entre ellos "el giro de 880.000 millones de pesos (unos 463 millones de dólares) para el pago de deudas laborales", según la ministra de Educación, María Fernanda Campo.

Los maestros se manifestaron este martes en las calles de varias ciudades, sin que se reportaran desórdenes.

Además, Fecode había anunciado una gran movilización en Bogotá para el jueves, si sus exigencias no eran resueltas antes.

El paro de profesores se produce luego de que el gobierno lograra, el fin de semana, acuerdos con varios grupos de campesinos que mantenían desde el 19 de agosto una protesta y bloqueos de carreteras, los cuales degeneraron en enfrentamientos con la Policía.

pro-lda/llu