Marchan en La Habana hasta Sección de EEUU en jornada de "cintas amarillas"

La Habana, 12 sep (EFE).- Cientos de personas marcharon hoy hasta la Sección estadounidense de Intereses en La Habana como parte de una jornada de "cintas amarillas" convocada para pedir la libertad de cuatro agentes cubanos presos por espionaje en Estados Unidos.

René González, uno de los cinco agentes condenados por espionaje en 2001 y el único que ya está en libertad en Cuba, encabezó la manifestación que partió de la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) y finalizó frente al edificio de la Sección de Intereses de Washington en Cuba (SINA).

Muchos de los manifestantes portaban lazos amarillos, elegidos como símbolo de la jornada porque en EE.UU. se usan para marcar que hay personas lejos del hogar a las que se extraña y se espera.

González y sus familiares colocaron cintas amarillas en las astas de cinco banderas cubanas que se encuentran en el llamado "Monte de las Banderas de la Tribuna Antiimperialista José Martí", una explanada situada frente a la SINA y a un lado de la avenida del Malecón.

"El simbolismo de las cintas amarillas tiene un impacto fuerte en la psiques del norteamericano. Es un mensaje (...) de amor, que apela a los sentimientos", dijo a los periodistas González, quien cumplió 13 de los 15 años de prisión a los que fue condenado.

En 2011 pasó a un régimen de libertad supervisada en Florida y en mayor pasado obtuvo permiso para quedarse en Cuba con la condición de renunciar a su ciudadanía estadounidense.

"Para mi esto significa un punto de partida para seguir luchando hasta que regresen", añadió González, de 57 años.

La marcha de este jueves, para la que no hubo convocatoria en los medios de comunicación, ha sido una de las principales actividades de la campaña que hoy recuerda el decimoquinto aniversario del arresto de los agentes.

Como parte de la jornada, en el Hotel Nacional de La Habana se inauguró además un "Encuentro Internacional por la libertad de los 5" al que asistieron el canciller cubano, Bruno Rodríguez, representantes de organizaciones civiles y activistas cubanos y extranjeros.

Considerados "héroes" en Cuba, René González, Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González fueron detenidos en 1998 y condenados en 2001 a penas que van desde 15 años de cárcel hasta doble cadena perpetua.

Los cinco admitieron que eran agentes del Gobierno cubano "no declarados" ante Washington, pero afirmaron que espiaban a "grupos terroristas de exiliados que conspiran" contra el entonces mandatario Fidel Castro y no al Gobierno estadounidense. EFE

arj/sam/ar