Maestros mexicanos convocan a nueva manifestación

Maestros mexicanos que protestan contra la aprobada reforma educativa acordaron realizar una nueva marcha el domingo poco antes de que el presidente Enrique Peña Nieto encabece la tradicional ceremonia del Grito de Independencia en la plaza del Zócalo, informó el sábado uno de sus líderes.

Los maestros inconformes afiliados a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), una corriente disidente del sindicato magisterial, que fueron desalojados el viernes del Zócalo, decidieron continuar sus protestas contra la reforma educativa, impulsada por Peña Nieto y aprobada por el Congreso.

La manifestación partirá del Angel de Independencia, una céntrica estatua de la capital, hacia el monumento de la Revolución, a donde trasladaron su campamento desde el viernes en la tarde, dijo a la AFP Francisco Javier Villalobos, secretario de organización de la CNTE.

Los inconformes realizarán su ceremonia del Grito de Independencia en el monumento a la Revolución para "protestar contra la política de imposición del presidente Peña Nieto", añadió Villaobos.

Representantes del CNTE de diferentes estados del país también asistirán el domingo en la mañana a una asamblea para determinar las acciones que seguirán una vez que pase el lunes la parada militar en el Zócalo.

Villalobos señaló que decidirán si regresan su campamento al Zócalo, a donde el viernes llegaron centenares de policías antimotines, que desalojaron a los profesores en un rápido operativo que incluyó el uso de cañones de agua y gases lacrimógenos.

Tras el desalojo, centenares de manifestantes protagonizaron enfrentamientos con la Policía en calles aledañas del centro histórico, algunos encapuchados y armados con palos de piedra y tubos de hierro. En la intervención hubo 29 manifestantes y al menos 11 policías que sufrieron lesiones leves por golpes, mientras que 31 personas quedaron detenidas.

El secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, reconoció que la acción del viernes "no soluciona las pretensiones de este grupo de maestros" y expresó su voluntad de llegar a una solución negociada.

Los maestros de la CNTE piden la derogación de la reforma educativa y se oponen especialmente a las evaluaciones periódicas que contempla porque creen que su objetivo es abrir la puerta a despidos arbitrarios.

La reforma educativa fue la primera gran medida de la presidencia de Peña Nieto, aprobada en consenso por los tres principales partidos, y pretende mejorar la calidad del deteriorado sistema educativo y recuperar el control que sobre él ha acumulado el sindicato magisterial.

lp/yow