Un voto prolonga el "juicio del siglo" en Brasil para doce de los condenados

Eduardo Davis

Brasilia, 18 sep (EFE).- Por una ajustada diferencia de un voto, la Corte Suprema de Brasil decidió hoy que doce de los 25 condenados en el llamado "juicio del siglo" tendrán derecho a un nuevo proceso, un polémico fallo que favorece a reconocidos líderes del Partido de los Trabajadores (PT).

El caso se refiere a corruptelas denunciadas en 2005 y que, ese año, mantuvieron en jaque al Gobierno del entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva y descabezaron a la dirección nacional del PT en la época, que se vio obligada a renunciar en pleno.

El Supremo juzgó el asunto el año pasado y consideró probado que el PT se valió de dinero público para tejer una red de corrupción con la que financió campañas y sobornó a dirigentes de otros cuatro partidos, que le dieron a Lula la mayoría parlamentaria que no había logrado en las urnas.

En la fase de apelaciones, que comenzó hace poco más de un mes, surgieron divergencias entre los jueces sobre unos últimos recursos en favor de aquellos reos condenados, pese a que al menos cuatro de los once magistrados los consideraron inocentes.

Esas diferencias se originaron en una laguna dejada por una ley de 1990, que estableció nuevos parámetros para el proceso penal, sin la claridad jurídica necesaria.

Según cinco de los jueces, las normas de la corte establecen que se debe realizar un nuevo juicio en aquellos casos en que hubo al menos cuatro votos en favor de la inocencia.

Otros cinco jueces consideraron, por el contrario, que esa norma del Supremo fue abolida por la ley de 1990.

Esas diferentes interpretaciones dejaron la decisión final en manos del decano de la corte, Celso de Mello, quien hoy se pronunció en favor de que sean presentadas las nuevas apelaciones.

La decisión favorece a sólo doce reos, todos condenados por los delitos de asociación ilícita y lavado de dinero, pero que fueron considerados inocentes por al menos cuatro magistrados.

En esa situación están personajes emblemáticos del proceso, como el exministro de la Presidencia José Dirceu, quien en la época era considerado como la "mano derecha" de Lula, el expresidente del PT José Genoino y el antiguo tesorero de esa formación Delubio Soares.

Dirceu fue condenado a diez años y diez meses de prisión, pena que fue de seis años y once meses para Genoino y de ocho años y once meses para Soares.

En esos tres casos, las condenas fueron aplicadas por los delitos de corrupción activa y asociación ilícita, y el nuevo juicio sólo se centrará en la segunda acusación, por lo que los reos no pueden aspirar más que a una reducción de penas.

Al justificar el voto que inclinó la balanza, el magistrado Celso de Mello reconoció que buena parte de la sociedad exigía la prisión inmediata de los condenados, pero dijo que el Supremo no podía ser "rehén" de la opinión pública.

"La protección de los derechos de los reos es un encargo constitucional del cual el Supremo no puede eximirse, aún contra el clamor popular", dijo De Mello sobre esas presiones, que hoy fueron reforzadas por un pequeño grupo de jóvenes que protestó frente al tribunal una vez que se tomó la decisión.

También sostuvo que "la respuesta del poder público al fenómeno criminal ha de ser pautada por reglas que permitan la instauración, ante jueces independientes e imparciales, de un proceso que atenue la pasión exacerbada de las multitudes".

Tomada la decisión de reabrir los juicios de esos doce reos, la corte ahora deberá publicar ese acuerdo y sólo después recibirá las nuevas apelaciones.

Luego nombrará un nuevo instructor para el caso, que dispondrá del tiempo que considere necesario para llevar el asunto de vuelta al pleno de la corte, que entonces sí deliberará para dictar las sentencias definitivas.

Todo ese trámite, según fuentes jurídicas, pospondrá el proceso al menos hasta el segundo semestre del próximo año, aunque hay expertos que creen que el juicio pudiera concluir en 2016.

Otro asunto que la corte tiene pendiente es si las condenas de los otros trece condenados serán ejecutadas de inmediato, o si se espera para ello hasta el fin del proceso. EFE

ed/cma/aaj