Buenos Aires recibe la primavera al ritmo de Los Fabulosos Cadillacs

Nerea González

Buenos Aires, 22 sep (EFE).- Cada 21 de septiembre, el final del invierno austral se convierte en un acontecimiento a celebrar en Buenos Aires y, este año, a la fiesta por llegada de la primavera se le unió otro regreso esperado: el de Los Fabulosos Cadillacs anoche en concierto ante sus compatriotas.

Unas 10.000 personas vibraron al ver aparecer al cantante Gabriel "Vicentico" Fernández Capello y los suyos, para abrir con los temas "Manuel Santillán, el león", "El muerto" y "El aguijón" el único concierto que la banda argentina ofrecerá en su país en este 2013.

Los Fabulosos Cadillacs pusieron música a este Día de la Primavera y del Estudiante dentro del Movistar Free Music, con un recital gratuito y al aire libre que tuvo lugar en los bosques del barrio de Palermo, escenario tradicional de la celebración del fin del invierno para miles de jóvenes porteños.

La lluvia, que dominó en este equinoccio argentino y aguó las actuaciones de algunos de los teloneros, paró durante la noche y respetó a Los Cadillacs.

La tarde de música había comenzado tres horas antes, con las actuaciones del conjunto español de reggae Macaco, la banda argentina de inspiración sesentera Los Kahunas y los argentinos "Cállate Mark" que encabeza Florián Capello, hijo de "Vicentico".

Hacía cinco años desde la última vez que Los Fabulosos Cadillacs, que cuentan ya con una trayectoria de 30 años dedicados a la música, no se subían al escenario en la capital del país que los vio nacer y convertirse en uno de los grupos de rock -con influencias reggae y ska- más populares de Latinoamérica.

Entre el público, los que podían buscaban su espacio para saltar y bailar mientras la banda hacía un repaso de sus éxitos, hasta que la noche se puso solemne con la balada "Gallo rojo", que Los Cadillacs compusieron inspirada en el "Che" Guevara.

A continuación, en un paréntesis de la interpretación de "Calaveras y diablitos", "Vicentico" habló por primera vez a los asistentes para decirles que era "un placer y un profundo honor" tocar para ellos y que esperaban "transmitirles aunque sea un poco del amor y el cariño" que les tienen.

Junto al cantante compartieron escenario el resto de miembros de la banda: Flavio Cianciarulo (bajo), Fernando Ricciardi (batería), Sergio Rotman (saxo), Daniel Lozano (trompeta) y Mario Siperman (teclados).

Durante "Surfer Calavera", las pantallas gigantes proyectaron la imagen de la carátula de "Fabulosos Calaveras" (1997), álbum que el año pasado fue considerado por la revista musical Rolling Stone como el segundo mejor disco de rock latino de todos los tiempos, solo por detrás de "Re" de Café Tacuba.

Hacia la mitad del concierto las luces se apagaron y Vicentico convocó al público con los brazos en alto para escuchar los primeros acordes de la versión cumbia villera -la cumbia argentina por excelencia- de "Padre nuestro", que fue seguida por "Vos sabés", otra de las canciones más populares de la banda.

Antes del bis hubo tiempo de escuchar también "Siguiendo la Luna", "Carnaval toda la vida", "Mal Bicho" y "Matador", como auténticos himnos coreados por un público entregado.

La banda, que comenzó su trayectoria de éxitos en los años ochenta, se despidió del público argentino con "Vasos vacíos", "Mi novia se cayó en un pozo ciego", "El satánico Dr. Cadillac" y "Yo no me sentaría en tu mesa", en medio de una lluvia de confeti.

Los Cadillacs cerraron así el Movistar Free Music 2013, una iniciativa musical que cuenta con más de dos años de trayectoria en los que ha presentado artistas como Fito Paez, Jane's Addiction o Café Tacvba, en distintas localidades de Argentina.

"El ritmo de la luz", título decimoprimer álbum de estudio de Los Fabulosos Cadillacs y nombre de esta mini gira de siete conciertos por Latinoamérica, les llevará ahora a Chile y a México antes de que finalice el año. EFE