All Blacks camino a su segundo título en el Cuatro Naciones de rugby, Sudáfrica por el asa

Con su victoria frente a Argentina 33-15 en La Plata este sábado, el seleccionado neozelandés de rugby, los All Blacks, quedó en una inmejorable posición para refrendar el título en el Cuatro Naciones 2013, pero antes deberá enfrentar a Sudáfrica, que busca el trofeo a toda costa.

Los oceánicos lideran las posiciones con 23 puntos, mientras que los Springboks son segundos con 18 gracias a su triunfo en la jornada ante Australia (28-8) en Ciudad del Cabo, por lo que una victoria bonificada de los sudafricanos el próximo sábado en Johannesburgo (15H00 GMT), en la sexta y última fecha del torneo, les dará el título.

Australia es tercero con 4 unidades, mientras que los Pumas son últimos con 2. Ambos combinados chocarán también el 5 de octubre en Rosario (22H40 GMT).

En partido disputado en el estadio Ciudad de La Plata (sur de Buenos Aires), los campeones del mundo tuvieron que luchar frente a unos aguerridos Pumas en la primera parte, pero luego sacaron a relucir todo su repertorio para poner las cosas en orden en la segunda mitad y llevarse la victoria.

Los argentinos lucharon con orgullo y pasión, incluso dominaron el partido, pero terminaron cediendo ante el poderío y organización de los oceánicos cometiendo varios errores.

Después de un intento de penal de Marcelo Bosch desde la mitad de la cancha, la defensa argentina recuperó una pelota derivando en Nicolás Sánchez, que de manera fallida intentó un drop. Pero minutos después fue el propio Sánchez (9) el que logró abrir el marcador con un penal desde la banda izquierda.

En el minuto 23, el extremo izquierdo Julian Savea recogió el balón en su campo cuando los Pumas lo perdieron en ataque y a pura velocidad crucificó a los sudamericanos para anotar un try después de una notable carrera de casi 60 metros.

En el 29, los Pumas reaccionaron ganando al menos unos 15 metros con un sólido scrum y generando infracciones, una de ellas transformada en tres puntos por Sánchez de penal (9-11).

El buen cierre de los Pumas en la primera mitad le permitió a los argentinos ponerse en ventaja (12-11) apenas iniciado el segundo período a través de un penal de 'Chelo' Bosch.

Aaron Cruden generó una jugada ofensiva a fuerza y velocidad tras un perfecto movimiento en ataque de los Kiwis, que el tercera línea San Cane transformó en un perfecto try.

A los 56, nuevamente Cruden ejecutó una maniobra en ataque y habilitó a Ben Smith para que llegara en velocidad a los palos y marcara el try.

Argentina tuvo su premio de consuelo a los 63 con un penal transformado por Sánchez, pero los All Blacks a esa altura se mostraban imparables en ofensiva y muy atentos a capitalizar los errores de unos confundidos Pumas.

Fue así como Ben Smith marcó un doble entre los palos a los 80, que Barrett decoró con una conversión.

Más temprano en Ciudad del Cabo y conscientes de la necesidad de buscar el bonus ofensivo (anotación de al menos cuatro tries), los sudafricanos impusieron de inicio su potencia, su ritmo y una buena precisión de ejecución frente a Australia.

En el primer cuarto de hora, ya habían logrado dos tries, por medio de Adriann Strauss (8) y Zane Kirchner (15) y parecían cerca de su objetivo cuando dominaban al decanso por 23-3.

Sin embargo, los locales no supieron aprovechar una superioridad numérica cuando el árbitro mostró tarjeta amarilla a Michael Cooper por un placaje peligroso a Eben Etzebeth (27).

Y después, los sudafricanos se vieron a su vez en inferioridad en dos ocasiones, por las exclusiones temporales de Flip van der Merwe (40) y Duane Vermeulen (66), lo que acabó rompiendo el ritmo de los Springboks.

Sudáfrica marcó un tercer try, por medio de Willie Le Roux (72), pero los australianos, revitalizados tras la entrada en el campo de Will Genia, salvaron los muebles e, incluso, anotaron un ensayo en el tramo final, siendo el autor Chris Feauai-Sautia (77).

bur/cl