Fisco argentino admite fracaso de blanqueo de ahorros en divisas extranjeras

Buenos Aires, 29 sep (EFE).- El Gobierno argentino ha recaudado un monto muy inferior al esperado mediante el plan de blanqueo de los ahorros no declarados en divisas extranjeras, que vence mañana, admitió el titular del Fisco argentino, Ricardo Echegaray.

"Fue una medida que no dio el resultado que esperábamos", reconoció el responsable de la Administración Fiscal de Ingresos Públicos (AFIP) en una entrevista con el portal Infobae difundida hoy.

La última iniciativa similar para incentivar el afloramiento de ahorros no declarados, en 2009, permitió blanquear unos 4.000 millones de dólares, frente a los 260 millones de dólares que habían ingresado a las arcas del Estado argentino desde julio hasta el pasado viernes.

En 2009, cerca de 37.000 personas físicas o jurídicas exteriorizaron capitales, mientras que hasta el viernes la AFIP había registrado tan sólo a 1.800, detalló Echegaray.

A su juicio, sólo ingresaron al plan de regularización "aquellos que estaban muy al límite de ser detectados por el fisco", ya que los contribuyentes quedan liberados de toda acción civil, comercial y penal tributaria por no haber declarado hasta ahora esos ahorros y eximidos del pago de los impuestos a los que estaban obligados y hubieran omitido.

El titular de la AFIP lamentó que el Gobierno no contara con apoyo del sistema bancario "porque consideró que alentar el blanqueo podía llevar a recibir penalidades por los organismos que fiscalizan el lavado de dinero".

Además, hizo público que ha recomendado a la presidenta argentina, Cristina Fernández, no prorrogar la medida.

La ley de blanqueo de divisas fue aprobada por el Parlamento el pasado 29 de mayo, gracias a la mayoría oficialista en el Congreso y con un fuerte rechazo de la oposición, que aseguró que se daba vía libre a operaciones ilegales de lavado de activos.

Mañana vencerá el plazo de la amnistía fiscal, vigente entre el 1 de julio y el 30 de septiembre y prorrogable por tres meses más. EFE