Demócratas de la Cámara presentarán mañana su proyecto de reforma migratoria

Washington, 1 oct (EFE).- Líderes demócratas de la Cámara de Representantes de EE.UU. presentarán mañana su propuesta de reforma migratoria después de varios meses de silencio y en medio de la paralización parcial de la Administración Federal, informaron hoy a Efe fuentes legislativas.

Según algunos medios estadounidenses, el texto estará basado en el aprobado en junio pasado por el Senado, con un cambio en la controvertida disposición sobre seguridad fronteriza.

La reforma migratoria, que el presidente Barack Obama prometió en 2008 y es una de las prioridades de su segundo mandato, permanece en el congelador pese a que el Senado, bajo control demócrata, la aprobó el pasado 27 de junio.

Esa iniciativa incluye una vía para la legalización y eventual ciudadanía de la población indocumentada; refuerza la vigilancia fronteriza; sanciona a empresas que contraten a indocumentados, y moderniza el sistema de visas para futuros flujos migratorios.

Pero los republicanos de la Cámara baja no están de acuerdo con lo respectivo a la seguridad fronteriza, por lo que los demócratas han decido insertar en el texto una ley aprobada con apoyo bipartidista el mayo pasado en el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara Baja.

Varios de los senadores del "Grupo de los Ocho", que negoció la reforma migratoria, así como algunos de los representantes que intentan lograr un texto bipartidista para la reforma migratoria en la Cámara baja, se mostraron hoy optimistas sobre su consecución pese al cierre parcial del Gobierno federal.

Los senadores demócratas Robert Menéndez, Chuck Shumer y Dick Durbin, junto al republicano John McCain, participaron hoy en un foro dentro del marco de la conferencia del Instituto del Caucus Hispano del Congreso (CHCI) en el que insistieron en que se logrará la reforma debido, sobre todo, al gran apoyo popular con el que cuenta.

McCain, uno de los republicanos más comprometidos con el texto, subrayó la necesidad de "aunar la impresionante cantidad de estadounidenses que están a favor de una reforma migratoria integral" y que todos ellos se comprometan para conseguir ésta se logre.

Menéndez, demócrata por Nueva Jersey, instó de nuevo a los ciudadanos a que se reúnan con sus líderes locales, visiten a sus representantes en el Congreso y continúen presionando desde la calle para conseguir que ambas cámaras lleguen a un acuerdo al respecto.

"El problema es que mientras en la Cámara de Representantes, donde toda la acción sobre la reforma migratoria está pendiente, sigan consumidos completamente en buscar una forma de anular la reforma de salud, no están dirigiéndose a los otros temas importantes para la nación, incluyendo la reforma migratoria", explicó Menéndez.

"Y nos hace falta realizar esa reforma, prefiero este año, antes de que vayamos a las elecciones del año que viene donde el Congreso está en reelección y se complica la cosa más", insistió.

El representante demócrata por California Xavier Becerra, uno de los legisladores de la Cámara Baja más involucrados en la reforma migratoria, explicó en un panel posterior que, ante todo, la ley de reforma migratoria debe tener apoyo bipartidista.

"La gente tiene que darse cuenta de que esta reforma es buena para la economía, es buena para la gente, es buena para el país", enfatizó Becerra, demócrata por California.

Acompañado por los también demócratas John Yarmuth, Zoe Lofgren y Luis Gutiérrez y el republicano Mario Díaz-Balart, Becerra subrayó los logros conseguidos en California para la integración de los inmigrantes y confió en que ya es hora de que el país "arregle un sistema migratorio roto".

Díaz-Balart dijo estar hoy igual de optimista que hace seis meses, cuando la reforma migratoria era un tema de primera línea en la agenda política del país, ahora diluido por los problemas presupuestarios y antes por la crisis siria. EFE