Disturbios en México en la marcha del 45 aniversario de masacre estudiantil

Manifestantes y policías se enfrentaron este miércoles en Ciudad de México, agrediendo incluso a periodistas y dejando un saldo de al menos 51 lesionados y 97 detenidos, durante la marcha de conmemoración del 45 aniversario de la masacre de estudiantes ocurrida en Tlatelolco.

Miles de manifestantes, incluidos estudiantes y sobrevivientes de la masacre, salieron a exigir justicia desde la Plaza de las Tres Culturas en el barrio de Tlatelolco, donde militares y paramilitares abrieron fuego contra unos 8.000 estudiantes cuando Gustavo Díaz Ordaz ocupaba la presidencia (1964-1970), un crimen que quedó impune.

A lo largo de la marcha, grupos de personas encapuchadas o con el rostro descubierto arrojaron piedras, petardos y varios cócteles molotov a los miles de policías antimotines que vigilaban la protesta.

Los agentes se protegieron con sus escudos pero también devolvieron el lanzamiento de piedras, arrojaron gases y cargaron en varias ocasiones indiscriminadamente contra manifestantes y periodistas plenamente identificados, constató la AFP.

Entrada la noche, la Secretaría de Seguridad Pública de la capital informó en un comunicado que la protesta "concluyó con un saldo de 32 (de sus) elementos lesionados, debido a las agresiones infligidas por sujetos, en su mayoría embozados y autodenominados anarquistas".

La institución dio cuenta además de 97 personas detenidas, entre ellas ocho menores de edad.

Por su parte, la Cruz Roja dijo haber atendido a 51 lesionados entre manifestantes, policías y periodistas. Cuatro de ellos fueron hospitalizados pero ninguno está grave.

Decenas de manifestantes dañaron aceras, para obtener piedras que lanzar a la policía, y destrozaron cristales de comercios, paradas de autobuses y de la sede de un periódico nacional ubicados en el emblemático Paseo de la Reforma.

La Comisión de Derechos Humanos de Ciudad de México calificó de "preocupante" la magnitud de la violencia durante la marcha, y aseguró que "de ningún modo forma parte del derecho a la libre manifestación".

Al menos 10 periodistas fueron agredidos tanto por policías como manifestantes y al menos otros dos fueron detenidos, según cifras de la ONG internacional Artículo 19, defensora de la libertad de expresión.

Cuatro de los periodistas agredidos trabajan para la AFP. Tres de ellos recibieron golpes leves de policías y otro fue agredido con un soplete por manifestantes que le destrozaron la cámara de video.

La tradicional manifestación anual por la masacre de Tlatelolco suele concluir con un mitin en la central plaza del Zócalo, pero este año las autoridades locales no lo permitieron.

Así, la reunión tuvo lugar en la glorieta del Ángel de la Independencia, en el Paseo de la Reforma, donde se guardó un minuto de silencio por las víctimas de la masacre y se exigió justicia.

De la plaza del Zócalo fueron desalojados el 13 de septiembre los maestros que mantenían allí su campamento base para las fuertes protestas contra una reforma educativa y actualmente está ocupada por un centro de acopio de ayuda para los damnificados por las extraordinarias lluvias que azotaron a México el mes pasado.

En ese desalojo, las autoridades hicieron uso de la fuerza y los autodenominados anarquistas también protagonizaron enfrentamientos que dejaron un saldo de cerca de 40 heridos.

Los maestros disidentes, que hace meses protagonizan importantes bloqueos -algunos con brotes de violencia- con el objetivo de derogar la reforma educativa, se unieron este miércoles a la marcha.

La conmemoración de este miércoles fue la primera desde el regreso a la presidencia el pasado diciembre del PRI (Partido Revolucionario Institucional) después de la victoria en las elecciones de 2012 de Enrique Peña Nieto.

"A 45 años de distancia, el mismo partido vuelve al poder y ya vemos retrocesos muy fuertes en libertades (...). En cada marcha ya hay violencia, detenidos", dijo a la AFP Roberto Verdugo, estudiante de la pública Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El PRI gobernó México de forma ininterrumpida durante más de 70 años a partir de 1929, hasta que el PAN (Partido Acción Nacional) logró arrebatarle el poder de 2000 a 2012.

Peña Nieto comentó este miércoles en Twitter: "Fue a partir del movimiento estudiantil de 1968 y las sucesivas reformas políticas, que hoy disfrutamos de un México plural y democrático".

Sin embargo, en la manifestación fueron constantes las críticas al PRI y Peña Nieto, así como la exigencia de justicia para los responsables de la masacre de Tlatelolco, cuyo saldo oficial fue de 40 muertos aunque organizaciones civiles han denunciado que esa cifra pudo llegar a 300.

El entonces presidente Díaz Ordaz, del PRI, asumió la responsabilidad de la represión pero murió en 1979 sin enfrentar la justicia.

Luis Echeverría Álvares, quien era secretario de Gobernación (Interior) cuando ocurrió la masacre y después asumió la presidencia (1970-1976), fue condenado en 2003 a arresto domiciliario por su avanzada edad, pero no por los hechos del 68, sino por la llamada guerra sucia de los años 70.

En 2009 fue exonerado y actualmente vive en su casa en el sur de Ciudad de México, sin que nadie más haya sido responsabilizado por la matanza.

"Esta marcha es contra la impunidad del PRI (...) Aún debe haber justicia, reparación", dijo a la AFP Emilio Reza, sobreviviente de la matanza y uno de los 30 miembros del Comité 68, integrado por sobrevivientes y familiares de víctimas, que vistiendo camisas blancas encabezaban la marcha.

gbv-yo/yow