Abu Anas al Libi, uno de los hombres de Al Qaeda más buscados por EEUU

Redacción Internacional, 6 oct (EFE).- El dirigente de Al Qaeda Abu Anas al Libi, detenido ayer en una operación militar en Libia, era uno de los hombres más buscados por EEUU, que le acusa de planificar los ataques en 1998 contra las embajadas estadounidenses de EEUU en Kenia y Tanzania.

Nazih Abd al Hamid al Rughay, nacido en 1964 en la capital libia, Trípoli, es más conocido como Abu Anas al Libi, aunque también posee otros alias: Anas Al Sabai, Nazih Al Raghie y Nazih Abdul Hamed Al Raghie.

Se unió a Al Qaeda a finales de la década de los ochenta o comienzos de los noventa, y formaba parte del consejo que dirige la red ('Shura' o 'Shuira').

Huido de Libia por oponerse al antiguo régimen de Muamar al Gadafi, su primer encuentro con el entonces máximo líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, tuvo lugar en Sudán en 1992.

No obstante, Al Libi tuvo que abandonar ese país tras las presiones del régimen de Gadafi sobre Sudán, y se trasladó primero a Siria, después a Catar y, más tarde al Reino Unido, país en el que obtuvo asilo político.

Sus amplios conocimientos de informática le convirtieron en un experto en ordenadores en el seno de Al Qaeda, según testificó en EEUU el antiguo contable de Al Qaeda Jamal Ahmed Al Fadl, que trabajó con Bin Laden entre 1986 y 1996.

Al Liby participó, supuestamente, en un intento de asesinato del derrocado presidente egipcio, Hosni Mubarak, en junio de 1995.

Según la justicia estadounidense, Al Libi tomó parte en la organización de los atentados con bombas perpetrados el 7 de agosto de 1998 contra las embajadas de EEUU en Kenia y Tanzania, en los que murieron en total 229 personas.

Al parecer hizo las fotografías de la embajada en Nairobi, que fueron usadas posteriormente por Bin Laden para marcar presuntamente los lugares donde deberían ser colocados los explosivos.

En el 2000, Libi escapó del Reino Unido, después de que EEUU dictara una orden de arresto contra él.

En su apartamento en la localidad inglesa de Manchester se halló una copia del denominado "manual del terror", titulado "Estudios militares en la guerra santa contra los tiranos", en el que Al Qaeda daba instrucciones para asesinar civiles, bombardear objetivos y derribar gobiernos laicos para sustituirlos por regímenes islámicos.

Las autoridades estadounidenses le situaban en 2003 en Afganistán, después de que en marzo de 2002 se anunciase erróneamente su detención en Sudán.

Anas al Libi estaba en la lista de los terroristas más buscados del FBI al menos desde 2000, cuando un tribunal de Nueva York le acusó de participar en la planificación de los ataques a las embajadas.

El FBI había ofrecido una recompensa de hasta 5 millones de dólares por la información que condujera a su captura. EFE