Rememoran obra de Skármeta que apoyó retorno a democracia en Chile en 1987

Santiago de Chile, 9 oct (EFE).- Veintiséis años después de representar en Madrid la obra de teatro "Ardiente paciencia", del autor chileno Antonio Skármeta, el elenco de actores que protagonizó la obra se reunió en Santiago para hacer una lectura dramatizada de ese trabajo que apoyó el retorno a la democracia en el país austral.

La actividad, organizada por el Centro Cultural de España en Santiago, buscaba recuperar el hecho histórico de 1987, cuando la obra escrita por Skármeta se exhibió en la capital española en el marco de la exposición "Chile Vive".

Con ese evento, celebrado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, las autoridades y el pueblo español mostraron su apoyo al retorno de la democracia en Chile, que entonces aún vivía bajo la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

El actor y director Héctor Noguera, que dirigió la obra en 1987, señaló hoy a Efe que la representación en España fue muy importante para mostrar que la vida cultural seguía viva pese a los años de terror y represión del régimen militar.

"En ese tiempo nadie sabía lo que estaba pasando en Chile y muchos pensarían que los artistas estaban inactivos. Fue importante mostrar que durante la dictadura hicimos lo nuestro, no nos quedamos en nuestras casa y estuvimos trabajando y actuando", dijo el veterano artista.

Noguera recuerda la "gran sintonía" que se estableció con el público madrileño, que se involucró de lleno en el espectáculo y en la causa chilena del retorno a la democracia.

"Ardiente paciencia" narra la relación entre Pablo Neruda y un cartero de una isla italiana a quien ayuda a conquistar a su amada y a descubrir la pasión por la poesía.

Se trata de uno de los trabajos más laureados de Antonio Skármeta y ha sido llevada a la literatura, al cine, como "Il Postino" en 1994 e incluso a la ópera, con el tenor español Plácido Domingo como protagonista.

Skármeta, que presenció la lectura dramatizada, dijo a Efe que tiene un gran aprecio por el elenco chileno porque fue el primer grupo de actores que presentó la obra en América Latina, lo que sucedió en Caracas en 1984.

Destacó también el valor de los actores al realizar la obra en Santiago en 1985, cuando "aún había toque de queda" en el país, recordó el ganador del Premio Planeta en 2003.

Skármeta elogió la idoneidad de nombrar "Chile Vive" a la exposición de 1987 en Madrid, ya que muestra "cómo el pueblo chileno tuvo la capacidad de regenerarse después de esa usurpación de su libertad y ser sometido a todo tipo de vejámenes".

"Es notable cómo el arte se mantuvo alerta, como fue vehículo de comunicación emocional entre la gente cuando no había una prensa libre", señaló. EFE