Un obispo peruano renunció tras ser demandado por presunta paternidad

Lima, 9 oct (EFE).- El Vaticano aceptó la renuncia al Ordinariato Militar de Perú del obispo Guillermo Abanto Guzmán, quien afronta una demanda judicial por presunta paternidad, informó hoy el cardenal Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima y primado del país.

Según un comunicado del arzobispado, Cipriani confirmó este miércoles la información, difundida en los últimos días por medios locales, tras hacer una visita pastoral al Seminario Santo Toribio de Mogrovejo.

"El cardenal Juan Luis Cipriani recordó que el 20 de julio del presente año, la Santa Sede aceptó la renuncia del obispo Guillermo Martín Abanto Guzmán al gobierno pastoral del Ordinariato Militar de Perú, en conformidad con el Código de Derecho Canónico", remarcó el comunicado.

Añadió que Cipriani ha señalado que "cada uno tiene que afrontar sus debilidades con hombría y saber reconocer cuando comete un error."

"No ocultamos nada. La Iglesia respeta y respetará a la justicia civil, a los procesos judiciales en marcha. Tolerancia cero con todos estos temas. Mi solidaridad con la honra de las personas perjudicadas, en especial con esta niña inocente, que debe ser reconocida por su padre", enfatizó el cardenal.

El obispo emérito de la ciudad norteña de Chimbote, Luis Bambarén, afirmó el martes que Guzmán debe acatar la ley y reconocer a la hija que, según informaron los medios, tuvo en 2011 con Alexandra de la Lama Luna, una joven psicóloga.

Guzmán, también ex obispo auxiliar de Lima y considerado el "brazo derecho" de Cipriani, "tiene que reconocer a la niña, porque prima el derecho supremo del niño por sobre todo", exigió Bambarén.

Los medios locales han señalado que el Tercer Juzgado de Paz letrado del distrito limeño de Surco ha dado un plazo de diez días a Guzmán para reconocer a la menor.

El caso ha concitado la atención de la prensa local, después de que hace dos semanas se desatara un escándalo tras conocerse que la Fiscalía ha iniciado una investigación por presunta pedofilia contra el exobispo auxiliar de Ayacucho Gabino Miranda.

El papa Francisco le impuso a Miranda la pena de dimisión "por pecados contra el sexto mandamiento (no cometer actos impuros)", según confirmó en ese momento el presidente de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP), Miguel Cabrejos.

Miranda, de 53 años y vinculado al Opus Dei, ha dejado su cargo e incluso su nombre y su perfil han sido borrados de la pagina web oficial del Arzobispado de Ayacucho. EFE