Diálogo colombiano de paz abre otro ciclo marcado por la necesidad de avances

La Habana, 23 oct (EFE).- El Gobierno de Colombia y las FARC retomaron hoy en La Habana sus diálogos de paz con el inicio de un nuevo ciclo de negociaciones, al que llegan con la intención de "avanzar" en una agenda que sigue varada en el tema de la participación política desde junio pasado.

Pasado un año desde el arranque del proceso en Oslo (Noruega) y once meses después de la instalación de la mesa de diálogo de La Habana, la decimosexta ronda de conversaciones arrancó este miércoles en su sede habitual del Palacio de Convenciones de la capital cubana presidida, una vez más, por el propósito de ambas partes de lograr resultados.

"Por ahora todo continuará en los ritmos y en la metodología establecida, eso sí con renovada voluntad de avanzar hacia un acuerdo de paz", afirmó el líder guerrillero "Andrés París", alias de Jesús Emilio Carvajalino.

La necesidad de avanzar también fue ratificada ayer, antes de viajar a La Habana, por Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno colombiano, que al cierre del anterior ciclo culpó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de la lentitud del proceso.

La demora en alcanzar acuerdos ha sido una de las principales críticas en Colombia a la mesa de La Habana, cuyo trabajo empezó el 19 de noviembre de 2012 tras la constitución del proceso de paz el 18 de octubre en Oslo.

Sobre ese particular, el jefe máximo de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri o "Timochenko", afirmó ayer en una declaración que la "verdadera dificultad" de la mesa es la "necesidad" de Santos de lograr resultados para justificar su reelección en mayo de 2014.

Los negociadores de la guerrilla también se refirieron hoy a las opiniones que la responsabilizan del lento transcurrir del proceso, aduciendo que existen "construcciones mediáticas en Colombia" que pretenden crearles una imagen de "tortuga".

En ese sentido, París indicó que el cierre de acuerdos sobre participación política, segundo punto de los seis pactados en la agenda general de la mesa, está en manos de los negociadores de Santos.

"Si ellos están dispuestos en estos nueve días a incorporar 99 propuestas que hemos presentado en la mesa que contienen nuestras formulaciones sobre el punto participación y reforma política creo que podemos cerrar en este ciclo", aseveró el líder insurgente.

En un tono más conciliador, París insistió en que, más allá de los "tiempos" del diálogo, lo importante es el compromiso de las partes con el proceso y su voluntad de trabajar "intensamente" como está "formal y oficialmente establecido" en el acuerdo general.

"Estamos aferrados a la mesa, estamos atornillados, ambas delegaciones", insistió.

El debate del primer punto de la agenda, la cuestión agraria, tomó a las partes unos siete meses de discusión antes de anunciar en mayo un acuerdo que fue calificado de histórico y en el que convinieron las bases para llevar a cabo una reforma rural integral.

Desde el inicio de las conversaciones el presidente Santos ha insistido en que el intento de lograr la paz debería llevar "meses y no años".

Los portavoces guerrilleros han subrayado en varias ocasiones que la meta de poner fin al conflicto armado de 50 años no debe estar sujeta a presiones y plazos.

En sus declaraciones de este miércoles, las FARC celebraron por otra parte la Cumbre Nacional de Mujeres y Paz, que se desarrollará desde hoy y hasta el viernes en Bogotá para idear mecanismos de refrendación e implementación de los posibles acuerdos de paz.

La guerrilla recordó en un comunicado que el asunto de la refrendación corresponde al sexto punto de la agenda, y se pronunció porque la mesa de La Habana "abra las puertas" a la participación social y en particular a la mujeres para discutir todos los temas del proceso. EFE

arj/sam/cr

(foto) (audio) (informe a cámara)