Passos Coelho aún no sabe si Portugal necesitará un mecanismo de apoyo

Lisboa, 23 oct (EFE).- El primer ministro de Portugal, el conservador Pedro Passos Coelho, reconoció hoy que aún no sabe si el país necesitará de algún mecanismo de apoyo para regresar a los mercados en el 2014 y defendió los austeros Presupuestos para ese año.

En el debate quincenal del Parlamento portugués, Passos Coelho respondió a las preguntas de la oposición sobre el polémico programa de apoyo financiero para los países pos-rescate, como Irlanda, y aclaró que "aún no está encima de la mesa".

"No sé qué va a suceder con Portugal desde ese punto de vista, no puedo excluir esa posibilidad, porque no sé si es una opción segura. Puede ser que sí o puede ser que no", comentó.

El programa en cuestión, denominado en Portugal como "cautelar", se trata de una línea de crédito preventiva que actúa como salvaguarda para que los países que han estado fuera de los mercados regresen a los mismos con garantías, diferente de un nuevo programa de rescate en el que se incluirían condiciones más duras.

A pesar de que Passos Coelho no da como segura la petición de este mecanismo, algunos miembros del Gobierno pronosticaron esta semana que empezará a negociarse a partir del 2014, cuando los 78.000 millones de euros de los fondos del rescate a Portugal acaban.

"Podríamos necesitar o no de alguna asistencia extraordinaria o apoyo para volver plenamente al mercado", dijo de forma enigmática el dirigente.

Reconoció además que está "atento" a lo que sucederá con Irlanda, cuyo programa vinculado al rescate finaliza el próximo diciembre.

"Estoy atento porque Irlanda es el primer país que abandona (el programa) y me interesa la forma en la que saldrá. Podemos aprender con ello", arguyó.

El pasado septiembre, Dublín habló de la posibilidad de una línea de crédito preventiva por valor de cerca de 10.000 millones de euros como instrumento para afrontar con total seguridad la gestión del futuro del país una vez éste deje de recibir los fondos del rescate.

Sin embargo, aún se desconoce si Irlanda acabará por solicitar este mecanismo, pues la presión en el mercado secundario sobre sus títulos se ha relajado de forma notable.

La penalización en las obligaciones irlandesas a diez años es claramente menor a la portuguesa: en torno al 3,60 % de interés frente al 6 %.

Passos Coelho defendió también los Presupuestos del 2014, dominados por la austeridad por cuarto año consecutivo, y aseveró que la consolidación será necesaria en los años pos-rescate con el objetivo de mantener el país en el euro. EFE