Policía guatemalteca captura a menores implicados en extorsiones y sicariato

Guatemala, 29 oct (EFE).- Las fuerzas de seguridad de Guatemala capturaron hoy a tres menores de edad señalados de haber participado en diferentes hechos de violencia relacionados con cobro de extorsiones y sicariato, informaron fuentes oficiales.

Un portavoz de la Policía Nacional Civil (PNC) dijo a los periodistas que una menor de quince años fue detenida este martes en un barrio popular del norte de la capital, señalada de haber disparado en contra del conductor de un camión recolector de basura.

"Junto a esta adolescente fueron detenidos Wendy Barrios, de 19 años, y Alonzo Jerónimo, de 38, quienes según las investigaciones también participaron en el ataque", precisó la fuente.

En el lugar donde fueron capturadas estas tres personas las autoridades hallaron un taxi en el que supuestamente la menor huyó después de disparar el lunes en contra de Marco Palencia Quiroz, de 64, quien convalece en un centro asistencial, así como el arma utilizada en el atentado.

Según las autoridades, el móvil del ataque esta relacionado con la negativa de Palencia Quiroz a pagar una extorsión que le exigía el grupo criminal al que pertenecerían los detenidos.

Por otra parte, en la población de Amatitlán, a 30 kilómetros al sur de la capital, las fuerzas de seguridad capturaron a un menor de doce años, cuando recogía un paquete que contenía el dinero de una extorsión que delincuentes exigían a un comerciante del lugar.

Mientras que en Villa Nueva, en la periferia sur de la capital, la PNC detuvo a un menor de quince años, junto a un hombre de 21, identificado como Ever Lorenzo, sindicados de haber asesinado a golpes a un hombre.

"Cada vez los menores de edad son manipulados por los líderes de los grupos criminales y las pandillas para que cometan los delitos. Se aprovechan de que son inimputables ante la ley", señaló el portavoz de la PNC.

Los tres adolescentes capturados fueron puestos a disposición de un Juzgado de Menores en Conflicto con la Ley Penal.

Según estadísticas oficiales, en lo que va de este año más de 500 menores de edad han sido detenidos señalados de participar en asesinatos y extorsiones.

Las autoridades aseguran que las pandillas juveniles y las bandas del crimen organizado aprovechan que las leyes de Guatemala impiden imputar penalmente a menores de edad, para entrenar en el uso de las armas de fuego y técnicas de ataque a pequeños de 10 a 12 años, a los que convierten en sicarios. EFE