Reforma local española llega a triple frontera Brasil, Paraguay y Argentina

Macarena Soto

Foz do Iguaçu (Brasil), 1 nov (EFE).- El debate de la reforma local ha llegado esta semana a la ciudad brasileña de Foz do Iguaçu, en la triple frontera con Argentina y Paraguay, donde termina hoy el II Foro de Desarrollo Económico local y donde el presidente de la Diputación de Huelva, Ignacio Caraballo, se quejó de la futura ley.

El político andaluz participó en el evento organizado por la agencia de las Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD), en calidad de representante del Foro Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional (FAMSI), que en 2010 organizó en Sevilla la primera edición del Foro.

"Estamos haciendo un esfuerzo enorme para asegurar servicios básicos tales como educación y salud sin que sea muchas veces competencia de los ayuntamientos, sin recursos muchas veces", explicó Caraballo a los más de mil participantes venidos de 58 países que ha reunido el evento esta semana.

Según ha declarado Caraballo a Efe, "la ideología ha estado por encima de la política en la Federación Española de Municipios y Provincias" (FEMP).

A su juicio, "no sólo no ha habido consenso sino que no ha habido diálogo" en la discusión de la propuesta del Gobierno para la futura ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local.

El texto de la conocida como reforma local fue aprobado por la Comisión de Hacienda y Administraciones Públicas del Congreso el pasado miércoles, con los votos a favor del PP y del grupo nacionalista vasco, y ahora continuará su tramitación en el Senado.

El PSOE, el grupo mixto, CiU, Izquierda Plural y UPyD votaron en contra.

"En una primera reunión se nos presentó el borrador de la ley y dijimos que no estábamos de acuerdo", ha recordado el presidente de la Diputación de Huelva, quien ha precisado que fue en una segunda reunión cuando les dijeron que la propuesta "era lo que había".

Para Caraballo, "confunden el diálogo con los votos encima de la mesa" y ha apuntado a que sólo cuando algunos ayuntamientos del Partido Popular expresaron su discordancia con la propuesta del Ejecutivo central, "tuvieron que ir modificándola".

"A eso le llaman ir todos a una pero la realidad es que es un rodillo en el que cada viernes son capaces de sacar propuestas y ejecutarlas sin el más mínimo consenso con trabajadores o empresarios", ha añadido.

Sobre la aplicación de la futura norma, el andaluz opina que los ayuntamientos están "en un compás de espera" porque según él "ni los eruditos saben que va a pasar" y "lo que dice la reforma las diputaciones no saben cómo lo van a realizar".

Caraballo ha subrayado que para poder aplicar la norma será necesario "privatizar" los servicios que las diputaciones ofrezcan en los pueblos más alejados de las capitales.

"No podemos tener trabajadores en pueblos pequeños que están a dos o tres horas de la sede de la Diputación, así es que tendremos que privatizar", ha lamentado.

El político andaluz ha sentenciado que "puede ser una carnicería, es un robo a la capacidad de los alcaldes de diseñar el futuro de su pueblo".

Sobre el desarrollo económico local, el tema de discusión en el Foro de Foz do Iguaçu durante esta semana, Caraballo ha asegurado que en España es aún una materia "poco fomentada" pero espera que se empiece a invertir más en el modelo.

Asimismo, el onubense ha recordado que el Estatuto de Autonomía andaluz "sirvió para relanzar el territorio" pero que, a su juicio, es momento de "seguir avanzando, también en la Constitución, si hace falta".

"Es difícil pensar que todos somos iguales en esta España tan difícil pero no podemos dar un paso atrás, no puede haber comunidades de primera y comunidades de segunda. Los andaluces no vamos a consentir quedarnos atrás en este tren", ha manifestado.

Para Caraballo, el País Vasco y Cataluña han tenido "unas bendiciones" de las que no han gozado los andaluces y se ha llegado a "un punto que está agotado" en el que hay que "inventar nuevas fórmulas". EFE