Gremio médico panameño levanta huelga tras lograr un acuerdo con el gobierno

Panamá, 2 nov (EFE).- Los médicos de sector público de Panamá, que estaban en huelga desde hace más de un mes, levantaron esa medida después de lograr un acuerdo con el Gobierno, en el que se precisa que se regula la contratación de especialistas extranjeros y que no se privatizará la salud, informó hoy una fuente oficial.

Los galenos finalizaron la noche del viernes la huelga que mantenían desde el 26 de septiembre pasado, luego de que el presidente del país, Ricardo Martinelli, sancionó la Ley 89 del 1 de noviembre de 2013, que autoriza y regula la contratación de médicos extranjeros en Panamá, como uno de los requisitos para que los médicos del sector público levantaran la medida de presión.

Martinelli ordenó anoche mismo la publicación en la Gaceta Oficial de Ley 89 que regula la contratación de los profesionales extranjeros en Panamá y que contiene los aportes consensuados con las agrupaciones médicas, técnicos de la salud y enfermeras, según un comunicado de la Secretaría de Comunicación del Estado.

Entre lo consensuado se establece que no se privatizará la Salud, que los especialistas extranjeros solo ejercerán en áreas de difícil acceso del interior del país, así como la obligación de homologar sus títulos y presentar un examen de conocimientos.

También se prevén incentivos para los profesionales panameños del sector salud, programas de becas para estimular a los estudiantes panameños que deseen estudiar medicina en el exterior y para especialidades médicas, según la información oficial.

Pocas horas antes de que los galenos, que pertenecen a la Comisión Médica Negociadora Nacional (Comenenal), llegaran a un acuerdo con el Gobierno, otros gremios de profesionales y trabajadores del sector salud y la Asociación Nacional de Enfermeras de Panamá (ANEP) pusieron fin a un paro tras lograr por parte de las autoridades un ajuste salarial y estabilidad laboral que exigían desde hace un mes.

En todas estas negociaciones participaron representantes de la Iglesia Católica, como mediadora, y autoridades del Ministerio de Salud (Minsa) y de la Caja de Seguro Social (CSS).

Tras el acto de la entrega del documento que finaliza la huelga médica, el gobernante felicitó a todas las partes y reiteró que su mayor preocupación ha sido la situación de los pacientes que resultaron afectados por el cese de las labores en las instituciones de salud pública.

Martinelli resaltó que el tema se pudo alcanzar a través del diálogo como ha ocurrido y dijo a los dirigentes de los gremios de salud que vieran en él "un aliado y no un enemigo".

El paro médico dejo sin concretar unas 224.000 citas y 5.700 cirugías. EFE