Uruguay agradece aporte brasileño pero está convencido de legalizar marihuana

Montevideo, 5 nov (EFE).- El Gobierno de Uruguay afirmó hoy que agradece cualquier "aporte" al debate sobre la despenalización de la producción y venta de marihuana, en respuesta a la llegada al país de una misión oficial brasileña que pretenden hacerle cambiar de opinión, pero dijo estar "convencido" del sentido del plan.

El prosecretario de la Presidencia y presidente de la Junta Nacional de Drogas, Diego Cánepa, indicó que "todas las opiniones de los que vengan son un aporte", al ser consultado por la prensa sobre la visita de los brasileños durante la presentación de un informe sobre cooperación internacional en Uruguay.

Sin embargo, luego recalcó que "hay un convencimiento del Gobierno para no insistir en una política que hasta ahora no ha dado los resultados esperados".

Una delegación oficial brasileña se reúne este martes con parlamentarios uruguayos para advertirles de los riesgos que supondría para el país y la región la legalización de la compraventa y cultivo de marihuana.

La delegación está encabezada por el diputado federal Osmar Terra, médico de profesión, ex secretario de Salud del estado de Río Grande do Sul (fronterizo con Uruguay) y cercano colaborador de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Cánepa también comparó ese proyecto de ley, que ya fue aprobado en la Cámara de Diputados y que el Senado pretende ratificar este mes, con las restricciones al consumo de tabaco implantadas en el país en los últimos años.

"El tabaco es la segunda droga más consumida en Uruguay, y cuatro mil uruguayos mueren al año por enfermedades relacionadas con el tabaquismo. ¿La solución es prohibir el cigarrillo y perseguir a los fumadores como a delincuentes?", se preguntó.

"No, la solución pasa por un mercado regulado estrictamente que prohíbe la publicidad, que establece claramente a quién se le puede vender, con una fiscalización muy fuerte y con políticas muy restrictivas y de control de mercado. Creemos que este es el camino a seguir también con la marihuana", argumentó.

Explicó que en Uruguay "no se está legalizando (esa droga), sino que se está generando un mercado muy restringido a nivel local, con un control del Estado muy fuerte, porque el objetivo es el de tratar el consumo y las adicciones".

En el Senado el controvertido proyecto de ley cuenta con votos suficientes para su aprobación debido a la mayoría del oficialismo de izquierdas (Frente Amplio), por lo que podría entrar en vigor antes del mes de diciembre después de que lo promulgue el presidente José Mujica, que fue uno de sus impulsores.

La iniciativa establece la creación de un ente estatal regulador que se encargará de emitir licencias y controlar la producción y la distribución de la droga.

Los consumidores previamente registrados podrán comprar marihuana en farmacias especialmente habilitadas, hasta un máximo de 40 gramos por mes, o cultivar en casa hasta seis plantas que produzcan no más de 480 gramos por cosecha.

Respecto al tabaco, Uruguay ha sido demandada en un tribunal internacional por la tabacalera Philip Morris tras aplicar en los últimos años un fuerte aumento de impuestos en el sector y prohibir fumar en espacios públicos y hacer cualquier clase de publicidad del producto.

Estas normas ayudaron a reducir las enfermedades prevenibles derivadas del tabaquismo en Uruguay en un 25%, según un informe de la Agencia Uruguaya de Cooperación Internacional presentado hoy. EFE

msd/rac/dmt