Brasil acabará la reelección en 2014, según el líder de la Cámara Baja

Brasilia, 6 nov (EFE).- El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Henrique Eduardo Alves, manifestó hoy su convicción de que los comicios de octubre de 2014 serán los últimos en que se permita la reelección de un jefe de Estado, de gobernadores y de alcaldes en el país.

"Creo que sí", declaró Alves a corresponsales extranjeros sobre la posibilidad de que la presidenta Dilma Rousseff, quien aspirará el año próximo a un segundo mandato, sea la última mandataria que pueda postular a la reelección en Brasil.

Un grupo parlamentario volcado a la redacción de un proyecto de reforma política concluyó el martes sus trabajos e incluyó en su propuesta el fin de la reelección para todos los cargos ejecutivos y también la extinción de la obligatoriedad del voto.

Según Alves, la interpretación de los redactores del proyecto es que "el proceso de reelección crea distorsiones" en la política que deben ser corregidas.

Entre esas "distorsiones", citó el "permanente adelanto" de las campañas, un fenómeno que consideró presente en el Brasil de hoy, con la candidatura de Rousseff, aún no confirmada pero explícita, a un segundo mandato consecutivo.

"El proceso electoral (para 2014) se anticipó", en parte por que "hay una presidenta candidata", declaró.

Otra "distorsión" identificada por Alves es que, en su opinión, la posibilidad de la reelección genera "una disputa desigual" entre quienes están en el poder y la oposición, debido al "uso del aparato público" con fines electorales.

Alves, del oficialista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), la principal fuerza política de la coalición que apoya a Rousseff, también consideró que el mandato de un presidente, de gobernadores y alcaldes debería ser aumentado a cinco años y no mantenerse en los actuales cuatro, como plantea el proyecto.

"Cuatro años pueden ser pocos", indicó el presidente de la Cámara baja, quien dijo que la reelección por sólo un mandato consecutivo, que existe en el país desde 1998, tuvo "un papel importante", pero debe ser revisada en todos sus ángulos y eso implica la duración del período.

En Brasil, una nueva norma electoral sólo entra en vigor un año después de ser sancionada, por lo que la reforma que se comenzará a debatir sólo podría aplicarse a partir de las elecciones de 2018.

Alves anticipó que el debate parlamentario sobre el asunto será "denso" e "intenso", pero dijo estar convencido de que la reelección será extinguida.

Sin embargo, considero que el fin de la obligatoriedad del voto no pasará por el cribo del Congreso.

"Brasil no está preparado para extinguir el voto obligatorio", declaró Alves, en alusión a la pérdida de confianza de la sociedad en los políticos, que se manifestó en las calles durante las masivas protestas de junio pasado.

Para recuperar esa confianza, indicó que los poderes públicos están obligados a "restaurar la credibilidad" con "productividad" y "hechos" que superen el discurso y sean "palpables" para el conjunto de la sociedad.

Alves también valoró otros aspectos del proyecto de reforma que será debatido, entre los que citó algunas propuestas para reducir el número de partidos políticos, que actualmente son 32 en el país.

"Es un absurdo tener 32 partidos, de los cuales veinte hoy tienen representación en la Cámara de Diputados", afirmó Alves, sobre la dificultad que esa multiplicidad de fuerzas políticas supone para lograr los "consensos necesarios". EFE