Chevron condenada en Ecuador a pagar USD 9.511 millones por daños en Amazonía

La petrolera estadounidense Chevron fue condenada este martes a pagar 9.511 millones de dólares por los daños ambientales ocasionados por su filial Texaco en la Amazonía, según un fallo de última instancia del máximo tribunal ecuatoriano.

La suprema Corte Nacional de Justicia (CNJ) dejó en firme una sentencia de 2012 contra Texaco -que operó en Ecuador entre 1964 y 1990-, pero redujo el monto de la indemnización que la anterior instancia había fijado en 19.000 millones de dólares.

Al resolver un recurso de casación, la justicia eximió a Chevron de pagar el total de la suma impuesta inicialmente por considerar que no debía ofrecer disculpas públicas como ordenó la corte de la provincia de Sucumbíos (noreste), donde se ventiló el litigio durante las últimas dos décadas.

En el texto se ordena el desembolso de 8.646 millones de dólares más "el diez por ciento que se manda pagar y determina la ley de gestión ambiental por concepto de reparación a nombre del Frente de Defensa de la Amazonía".

"Luego de año y medio de espera, la Corte Nacional ha dictado una sentencia que ratifica todas las evidencias que se han tomado, los daños y el pago que Chevron tiene que hacer. (...) A nivel judicial ahí se termina todo", dijo a la AFP Juan Pablo Sáenz, uno de los abogados de los demandantes.

No obstante, "es una victoria incompleta", por cuanto la justicia "dejó sin efecto la mitad de la sentencia" inicial, agregó.

Por su parte, Chevron todavía no se pronunció sobre el fallo.

La petrolera, que impugnó el juicio en cortes de Nueva York y de La Haya, asumió el pleito en 2001, cuando adquirió las acciones de Texaco.

La compañía intenta que los jueces obliguen a Ecuador a asumir la millonaria indemnización, alegando que los daños en la Amazonía son responsabilidad de la petrolera estatal ecuatoriana.

Según Chevron, las autoridades de la época suscribieron un acuerdo que libraba a Texaco de cualquier responsabilidad posterior a su salida del país.

Asimismo, denunció que el fallo en su contra fue producto de sobornos a los jueces por parte de los demandantes, unos 30.000 indígenas y campesinos amazónicos que aseguran sufrir enfermedades como cáncer a raíz de la contaminación de fuentes hídricas.

Chevron también acusó al gobierno de Rafael Correa de interferir en el proceso, tras lo cual el mandatario lanzó una campaña mediática para denunciar los intentos de la petrolera por desconocer la sentencia ecuatoriana.

Correa advirtió que Ecuador podría caer en la quiebra si las cortes internacionales obligan al país a costear la indemnización.

En uno de los procesos que lleva a cabo en Nueva York, la petrolera acusó a Steven Donziger, abogado de los demandantes ecuatorianos, bajo la ley RICO contra la extorsión y organizaciones corruptas.

La petrolera fue acusada de intentar usar en ese juicio información obtenida mediante interceptaciones ilegales a las autoridades, incluido Correa, según Diego García, procurador estatal y quien actúa como defensor del Estado ecuatoriano.

Esos correos electrónicos no fueron tenidos en cuenta finalmente por el juez.

"Se han 'hackeado' los mensajes del presidente de la República", afirmó el mandatario este martes, y anunció medidas legales contra un diputado de oposición que reveló parte de esas comunicaciones.

vel/arc