ONG pide a la UE que no importe carne de Paraguay hasta que cese tala ilegal

Asunción, 12 nov (EFE).- La ONG Survival, que trabaja en la defensa de los pueblos indígenas, pidió hoy a la Comisión Europea que evite la importación de carne paraguaya hasta que cese la tala de bosques en áreas donde viven comunidades aisladas.

Paraguay recobró el viernes pasado el estatus de país libre de fiebre aftosa tras obtener el visto bueno de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, sus siglas en inglés), dos años después de haber sufrido un brote de esa enfermedad que le costó la pérdida de varios mercados.

Este certificado permitirá al noveno exportador mundial de carne vacuna, según las cifras del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA). volver a vender a los países de la Unión Europea.

Survival envío este martes una carta a la Comisión Europea con una "clara advertencia que destaca los peligros de importar carne paraguaya, parte de la cual procede de ganado criado en tierra habitada por indígenas aislados", según un comunicado de la organización.

En concreto, la ONG denunció el caso de la empresa ganadera brasileña Yaguarete Porá, a la que acusa de destruir los bosques habitados por indígenas aislados de la etnia Ayoreo en el norte de Paraguay.

"Los ayoreos son los últimos indígenas no contactados que hay fuera de la Amazonía en América. Viven en una isla de bosque cada vez más reducida y su último refugio está siendo destruido ilegalmente", declaró el director de Survival International, Stephen Corry, en el comunicado.

Survival exigió a la UE que evite la importación de productos cárnicos de Paraguay hasta que cese la tala del bosque de los ayoreo y "el legítimo derecho de la tribu a sus tierras ancestrales sea respetado".

"No creemos que los consumidores europeos quieran comer carne que provenga de donde una vez se erigió el bosque de los ayoreos", añadió Corry.

La ONG afirmó que las imágenes de satélite muestran que Yaguarete Porá ha destruido el bosque ilegalmente para tener más espacio para el ganado en el territorio que habitan miembros no contactados de los ayoreo.

"Los indígenas dependen completamente del bosque para su supervivencia y cualquier contacto entre ellos y los ganaderos puede ser mortal" porque carecen de inmunidad frente a enfermedades traídas por foráneos, advirtió la organización.

La mayoría de los ayoreos que ya han sido contactados padecen de enfermedades crónicas, especialmente enfermedades respiratorias, y varios miembros de la tribu han fallecido recientemente, según Survival.

Los ayoreos contactados llevan desde 1993 pidiendo que se respete la zona para preservar su modo de vida y su cultura.

Según datos provisionales del censo indígena de 2012, en Paraguay hay 115.944 nativos repartidos en 772 comunidades, la mayoría en la zona oriental y en la región noroccidental del Chaco.

Divididos por familias lingüísticas, algo más de la mitad (60.930 personas) pertenece a la guaraní, idioma que habla la mayoría de la población del país junto al español. EFE