Destituido alto oficial de la Policía dominicana por presunto nexo con narcos

Santo Domingo, 14 nov (EFE).- El presidente dominicano, Danilo Medina, dispuso hoy la destitución de varios miembros de la Policía, entre ellos el teniente coronel Johan Emilio Liriano Sánchez, que, según una investigación, se reunía frecuentemente con miembros de una red de sicarios y narcotraficantes que operaba en el este del país.

También fueron destituidos el mayor José Manuel Fernández Valdez, el capitán Danilo Sánchez Minier, los primeros tenientes Jose David Matos Suero y Luis Alejandro Florián Ramírez y el cabo Gabriel Pérez Peña, separados de las filas policiales por su presunta vinculación con hechos delictivos, como violencia o extorsión, informó la Policía.

El presidente Medina dispuso la medida por recomendación del Consejo Superior Policial.

La destitución de Liriano Sánchez tiene lugar siete días después de que una investigación policial revelara que el alto oficial se reunía frecuentemente con los integrantes de la red de sicarios y narcotraficantes de la que formaban parte dos hombres asesinados hace poco e identificados como Juan Félix Cordero Febles y Edgar Rijo Astacio.

El oficial, quien se desempeñó como jefe de operaciones de la Dirección Nacional de Control de Drogas en el aeropuerto Las Américas (AILA), el principal del país, se reunía además, en su finca de la comunidad El Porquero (sureste), con otros integrantes "de esa otrora poderosa estructura criminal", algunos de los cuales ya fueron detenidos, según la Policía.

De acuerdo con la fuente, los investigadores obtuvieron el historial delictivo existente en el Departamento de Justicia Criminal de Massachusetts (EE.UU.), contra el citado oficial, quien anteriormente residía en ese país.

El oficial figura registrado en los años 1994, 1995 y 1998 por usar una placa falsa de vehículo, violación a la propiedad privada (robo agravado), asalto y agresión doméstica a su esposa y porte de arma de fuego sin licencia.

Los investigadores elaboraron un organigrama de la estructura criminal y delictiva con la que alegadamente se reunía Liriano Sánchez, en la finca de su propiedad desde abril pasado.

Esta estructura delictiva es encabezada por el prófugo Salomón Eusebio Rosario, presunto narcotraficante de la región Este.

La Policía recordó el pasado 8 de noviembre que logró desmantelar esa poderosa estructura y apresar a 13 de sus miembros, entre ellos un colombiano y un haitiano.

Mientras que otros dos resultaron muertos por encargo de Eusebio Rosario, aparentemente como forma de borrar evidencias.

Los investigadores establecieron, además, que la red de sicarios y narcotraficantes tenía La Romana (este) como centro de operaciones, al servicio de quienes solicitaban sus servicios para asesinar y realizar extorsiones.

Al grupo se le atribuyen asesinatos de supuestos narcotraficantes o criminales por razones de deudas o por ser testigos claves en procesos judiciales. EFE