España vuelve a su terreno favorito

José Antonio Pascual

Madrid, 14 nov (EFE).- La selección nacional emprende mañana viaje a África, que podría considerarse su territorio favorito, en el que ha conseguido sus dos títulos mundiales, el sub-20 en Nigeria'99 y el absoluto en Sudáfrica'10.

En esta oportunidad el conjunto de Vicente del Bosque jugará en Malabo contra Guinea Ecuatorial y retornará al Soccer City de Johannesburgo, el estadio en el que se coronó, el 11 de julio de 2010, campeona universal con el gol de Andrés Iniesta ante Holanda.

El 24 de abril de 1999, en el estadio Nacional de Lagos (a 668 kilómetros de Malabo), la selección sub-20 que dirigía Iñaki Sáez, y que tenía en sus filas a dos 'imberbes' como Iker Casillas y Xavi Hernández, se coronó campeona universal de la categoría al imponerse a Japón por 4-0 con goles de José Javier Barkero, dos de Pablo Couñago y otro de Gabri García.

Antes, en 1997, el técnico récord de la cantera española y mundial, Juan Santisteban, coronó campeona de Europa al equipo sub-16 gracias a la actuación de Iker Casillas en la tanda de penaltis de la final frente a Austria, y en septiembre consiguió en el primer Mundial africano, el sub-17 de Egipto, que el conjunto nacional se colgara el bronce con el meta madridista y Xavi Hernández.

Ambos fueron fijos en el esquema de Santisteban, a cuyo equipo tan solo pudo frenar Ghana en las semifinales (1-2), por lo que se quedó fuera de la final y abocado a ganar la tercera plaza a Alemania (2-1) y a ver cómo Brasil, liderada por un genio llamado Ronaldinho, se apuntaba el título.

Era la evolución lógica de un proceso, de un trabajo que había llevado, también bajo la batuta de Santisteban, a ganar con anterioridad en Sudáfrica la Copa Meridian, el proyecto de colaboración entre las confederaciones europea y africana para las categorías inferiores, al imponerse en la final, disputada en Ciudad del Cabo, a Ghana por 2-1.

En Egipto 2003 volvió a triunfar en dicha competición la selección española, con Roberto Soldado, Jonathan Soriano, Jaime Gavilán y Fernando Llorente, entre otros, en sus filas.

Entre medias, con Iker Casillas y Xavi Hernández, como denominador común, se produjo el primer momento estelar a nivel mundial en el Mundial sub-20 de Nigeria'99, para el que Iñaki Sáez contó con un grupo de gran valía y al que incorporó al jovencísimo Iker Casillas (tenía entonces 18 años).

El meta madridista tuvo la fortuna de alternar la portería con el entonces portero del Athletic Dani Aranzubía, y Xavi fue uno de los fijos en aquel torneo, de brillante recuerdo para el balompié español, que obtuvo su primer título mundial.

Fue la auténtica explosión a nivel mundial de la cantera española, que encontró su refrendo en el ámbito absoluto once años después en Sudáfrica 2010, un año después de colgarse el bronce en el mismo país en la Copa de las Confederaciones tras caer inesperadamente en semifinales ante Estados Unidos (0-2) y ganar el partido por el tercer puesto al conjunto anfitrión (3-2).

En el Mundial, pese a perder el primer partido contra Suiza, España coronó ese fútbol combinativo y de toque que le había llevado, bajo la batuta de Luis Aragonés, a proclamarse campeona de Europa en Austria-Suiza 2008.

La 'Roja' se recuperó del decepcionante inicio y entre los goles de David Villa, las milagrosas intervenciones de Iker Casillas, la seriedad defensiva, el toque dirigido por Xavi y el gol en la final de Inesta, se proclamó campeona mundial en el Soccer City, al que volverá el día 19.

África es territorio amigo para España. Futbolísticamente así es, desde el primer partido que jugó en Casablanca ante Marruecos el 12 de noviembre de 1961, con victoria por 0-1 en partido de clasificación mundialista, hasta la noche fría y mágica de Johannesburgo.

La 'Roja' ampliará sus fronteras con el partido en Malabo ante el conjunto ecuatoguineano de Andoni Goikoetxea, exsegundo seleccionador español y extécnico de la sub-21, y regresará a su querida Johannesburgo. EFE