México: gobernador de Michoacán asegura que no tolerará más autodefensas

El gobernador del estado de Michoacán, Fausto Vallejo, aseguró este miércoles a la AFP que no tolerará que grupos de civiles armados contra la delincuencia -autodefensas- sigan tomando el control de esa región del oeste de México, como ha venido sucediendo desde principios de año.

"No se va a permitir por ningún motivo que se siga expandiendo" el movimiento armado, dijo Vallejo.

"Si tratan de ingresar a cualquier otro municipio serán detenidos con mucha decisión por parte del gobierno del estado y la Federación", agregó Vallejo, quien estuvo ausente del cargo durante meses debido a una misteriosa enfermedad.

Hartos de las sangrientas batallas entre carteles narcotraficantes, así como de sus extorsiones y secuestros, habitantes de varios pueblos de Michoacán e incluso otros estados del sur de México han visto surgir desde inicios de 2013 a grupos de autodefensa que han tomado varias ciudades argumentando la inacción de las autoridades.

La última intervención ocurrió el pasado fin de semana, cuando unos 400 civiles armados de los municipios michoacanos de Buenavista y Tepalcatepec se trasladaron al cercano Tancítaro, para reforzar la toma de esa alcaldía y el desplazamiento de los policías municipales, a los que acusan de estar coludidos con el crimen organizado.

"Tengo entendido que todos (los policías) dejaron ya la corporación, pero no sé qué piense hacer el presidente municipal", dijo por su parte a la AFP Fernando Cano, subsecretario de Gobernación de Michoacán.

Líderes de las autodefensas aseguraron esta semana que su ofensiva no se detendrá en Tancítaro, y que su próximo objetivo es el municipio Los Reyes, de unos 40.000 habitantes y fronterizo con el estado de Jalisco.

Haciendo uso de una cruda violencia e infiltrándose en las instituciones, carteles como Los Caballeros Templarios, La Familia Michoacana y Jalisco Nueva Generación han llevado a Michoacán a una situación que muchos consideran propia de un Estado fallido.

Ante esta situación, el gobierno federal desplegó en mayo a miles de soldados y policías en Michoacán, especialmente en la conflictiva zona de Tierra Caliente. Sin embargo, los actos de violencia siguen sucediendo.

Este miércoles, dos personas murieron en un enfrentamiento entre grupos del crimen organizado y presuntos autodefensas en la comunidad El Llano, ubicada en el municipio de Apatzingán.

El martes, otra persona murió en un ataque similar en la comunidad de Zirimbo, mientras que la toma de Tancítaro estuvo precedida por otro enfrentamiento entre criminales y autodefensas que dejó tres muertos y dos heridos.

str-yo/pc.zm