Un Ferrari de carreras se subasta en Nueva York por 14,3 millones de dólares

Nueva York, 21 nov (EFE).- Un Ferrari 250 LM rojo de 1964 que quedó primero en su categoría en las 24 horas de Daytona en 1968 fue subastado hoy por la casa Sotheby's de Nueva York por 14,3 millones de dólares, en una sesión en la que también se adjudicó un Talbot Lago de diseño art decó descapotable de 1938 por 7,1 millones.

El diseño italiano, con carrocería de Scaglietti Chasis, había sido valorado por las estimaciones más optimistas en 15 millones de dólares y consiguió así batir el récord de venta para este modelo de Ferrari.

El último dueño del multimillonario coche era un coleccionista japonés, pero curiosamente su primer poseedor lo utilizó como coche de carretera en California.

No fue hasta que lo adquirió un hombre ecuatoriano cuando fue utilizado como coche de carreras y logró quedar, pese a su veteranía, primero de su clase en las 24 horas de Daytona y octavo en la categoría general.

Calificado por Sotheby's como "una obra maestra para la vista y el sonido", cerró una subasta que hizo las delicias de los amantes de los automóviles antiguos con modelos de Rolls-Royce, Aston Martin, Toyota, Maserati e incluso la española Pegaso.

La otra pieza codiciada de la sesión de la tarde en Sotheby's fue un Talbot-Lago T150-C color vainilla, pieza restaurada y ejemplo del art decó francés aplicado a la industria automovilística.

Con una carrocería realizada por Figoni et Falaschi, es el único ejemplo que queda de su género con chasis, motor y carrocería originales y se vendió a golpe de martillo por 6,5 millones de dólares más impuestos, marcando otro récord para el modelo.

Otro Ferrari de competición, esta vez un 250 GT SWT de 1959 de color plateado y con carrocería Bertone, alcanzó 6,45 millones de dólares y un Maserati de 1955 alcanzó la cifra de los 4,05 millones antes de impuestos, en una de las pujas más intensas de la tarde.

Como curiosidad, un modelo español, un berlina Pegaso z-102 que había sido exhibido en el salón del motor de París en 1954 y con un trabajo carrocero de Saoutchik, alcanzó un precio de martillo de 725.000 dólares. EFE