Madre de Bachelet, en encuentro de exiliados chilenos en embajada de Alemania

Santiago de Chile, 29 nov (EFE).- La madre de Michelle Bachelet, Ángela Jeria, y el escritor Antonio Skármeta fueron dos de los cientos de chilenos invitados que participaron hoy en el encuentro "40 años - Gracias Alemania", que reunió a chilenos exiliados en ese país europeo durante la dictadura de Augusto Pinochet.

El evento tuvo como objetivo agradecer y reconocer la solidaridad de los Gobiernos, misiones diplomáticas y ciudadanos de la entonces dividida Alemania que recibieron a alrededor de 7.000 chilenos obligados a partir al exilio.

En esa línea, Ángela Jeria aseguró: "Michelle me llamó y me dijo que les trajera personalmente un saludo a los organizadores de esta maravillosa iniciativa sus felicitaciones, y al mismo tiempo el agradecimiento de invitarla ella a venir aquí".

Añadió que "ella habría querido estar presente y agradecerle profundamente tanta solidaridad y el asilo hacia ella y hacia mí después de experiencias tan traumáticas como las que vivimos".

"La estadía en ese maravilloso país nos permitió a ambas un desarrollo. Michelle, además, hizo una vida que le permitió borrar todos los sinsabores. Se casó allá y tuvo su primer hijo", añadió.

La exmandataria Michelle Bachelet, que el pasado 17 de noviembre, en la primera vuelta presidencial en Chile, obtuvo el 46,67 % de los votos, se enfrentará en segunda ronda a la candidata oficialista, Evelyn Matthei, que alcanzó un 25,01 % de los sufragios.

Por su parte, el reconocido escritor y guionista Antonio Skármeta recordó el inicio de su trabajo y aseguró; "Gran parte de mi obra medular la escribí en Alemania. Lo que destapó la cañería (creativa) fue mi relato del exilio contado por un adolescente: 'No pasó nada'".

"Tengo que agradecerle a Alemania que me dio este escenario espiritual, solidario en el que pude desarrollar mi obra, así como también lo hicieron tantos otros colegas artistas", dijo.

El embajador de Alemania en Chile y anfitrión del encuentro, Hans-Henning Blomeyer-Bartenstein, se mostró muy agradecido por la iniciativa y señaló que este fue un "evento muy especial y muy importante en la vida de esta embajada".

"Me emocionó profundamente esta iniciativa del grupo de exexiliados que quería decir 'Gracias a Alemania' y lo hicieron de una manera profundamente humana", dijo a Efe.

El embajador alemán agregó que "en los momentos difíciles de la vida uno puede saber y reconocer donde se encuentran sus amigos (...) Fue un evento muy especial y muy importante en la vida de esta embajada". EFE

rgs/mc/eat