Ejército abate en confusión a cuatro trabajadores municipales en México

Cuatro funcionarios municipales de Arcelia, un poblado del convulso estado de Guerrero (sur), murieron abatidos por elementos del ejército que presuntamente los confundieron con delincuentes, dijo el viernes a la AFP un funcionario estatal.

El director y el subdirector de Tránsito municipal de Arcelia, un poblado del estado de Guerrero (sur), así como dos trabajadores del área de cultura, murieron cuando los soldados los atacaron y ellos respondieron.

Un funcionario de la secretaría de Gobernación (interior) estatal, que pidió el anonimato, confirmó a la AFP el enfrentamiento ocurrido la mañana del viernes.

"Hubo una confusión debido a que uno de los cuatro sujetos muertos llevaba ropa tipo militar, por lo que los soldados le dispararon", dijo el funcionario de la secretaría de Gobernación, quien añadió que los uniformados fueron puestos a disposición del ministerio público de Arcelia, una localidad de 18.000 habitantes ubicada en la subregión de Tierra Caliente.

Según versiones de pobladores de Arcelia los cuatro trabajadores municipales regresaban en una camioneta del club de tiro a donde habían ido a practicar y a cazar con armas de bajo calibre.

En Tierra Caliente, una subregión ubicada en Guerrero y el vecino estado de Michoacán (oeste), las autoridades reforzaron en junio pasado la presencia militar y de la policía federal ante la violencia que ejercen las organizaciones narcotraficantes contra las que en el último año se levantaron grupos de ciudadanos armados llamados autodefensas para protegerse de ellas.

La muerte de los funcionarios municipales de Arcelia provocó el viernes la ira de unas 200 personas que bloquearon la principal carretera para protestar.

Esta es la segunda ocasión, en menos de siete meses, que los pobladores de Arcelia bloquean la carretera federal, exigiendo la salida de las fuerzas militares.

Las disputas entre los carteles de la droga en México y la ofensiva militar lanzada por el gobierno de México han dejado desde diciembre de 2006 más de 70.000 muertos.

str-lp/arc