Ombudsman salvadoreño pide a justicia actuar ante víctimas de guerra civil

El ombudsman salvadoreño, David Morales, reclamó este sábado a la justicia de su país que rompa su "pasividad" ante las víctimas de casos de violaciones de derechos humanos cometidos durante la guerra civil de 1980 a 1992.

"Ha existido pasividad del sistema de justicia ante las graves violaciones a derechos humanos durante la pasada guerra civil, y es necesario romper esa pasividad", dijo Morales a periodistas tras encabezar un acto en memoria de las 1.000 víctimas de la masacre de El Mozote, en el departamento de Morazán, 220 km al noreste de San Salvador, ocurrida hace 32 años.

En opinión de Morales, "no se debe de olvidar" a las víctimas de la guerra civil ya que "sin justicia" es imposible que haya "una verdadera reconciliación".

Además, consideró que "ya es tiempo" que el sistema de justicia "vuelva su mirada a las víctimas y las repare".

Tropas del ahora proscrito batallón Atlacatl de la Fuerza Armada cometieron, entre el 11 y el 13 de diciembre de 1981, una masacre contra los civiles de siete comunidades de El Mozote, incluidos niños, mujeres y ancianos.

En enero de 2012, el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, pidió perdón en nombre del Estado por la masacre de los más de 1.000 campesinos.

Tras el fin de la guerra civil, una Comisión de la Verdad creada por la ONU responsabilizó en 1993 de la matanza a militares, pero quedó impune en virtud de una Ley de Amnistía de 1993, por lo que los familiares de las víctimas recurrieron a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

Por esa masacre, la Corte condenó en octubre de 2012 al Estado salvadoreño y lo responsabilizó por la "violación de los derechos a la vida, a la integridad personal y a la propiedad privada".

La guerra civil salvadoreña concluyó el 16 de enero de 1992 con la firma de Acuerdos de Paz entre el gobierno derechista de Alfredo Cristiani (1989-1994) y la guerrilla izquierdista de Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), convertida en partido político tras el fin de la guerra.

El conflicto dejó unos 75.000 muertos y enormes pérdidas a la economía nacional.

ob/spc