La ampliación de la zona aérea surcoreana subraya el clima de tensión en Asia

Seúl, 8 dic (EFE).- Corea del Sur anunció hoy la ampliación de su Zona de Defensa de Identificación Aérea (ADIZ) en respuesta a un movimiento similar anunciado recientemente por China, una decisión que promete mantener activa la tensión que se respira en la región.

La extensión del perímetro surcoreano, que entrará en vigor a partir del próximo 15 de diciembre, se produce después de que el pasado 23 de noviembre China anunciara la creación de una nueva ADIZ, área que determina el despliegue de las Fueras Aéreas si aeronaves extranjeras entran en la misma sin notificarlo.

Esto desató las enérgicas protestas de Corea del Sur, ya que la zona se superpone a la suya propia y abarca Ieodo (Roca de Suyan, en chino), islote que Seúl y Pekín consideran que recae en sus respectivas Zonas Económicas Exclusivas (ZEE).

También enfureció a Japón, ya que la ADIZ china abarca las islas Senkaku/Diaoyu, que administra Tokio pero que reclama Pekín.

Por su parte, Seúl dijo no reconocer la nueva zona designada por Pekín y envió aviones militares que penetraron en el perímetro sin notificarlo, lo cual, sin embargo, no desató ninguna respuesta militar por parte china.

Estados Unidos, que con el presidente Barack Obama ha virado su principal foco de interés estratégico a Asia Pacífico y que es el principal aliado militar de Corea del Sur y Japón, apoyó sus respectivas posturas y dijo no reconocer la zona china.

Washington mira con recelo y atención la creciente actividad china en esta zona del mundo, por lo que el tema copó la mayor parte de la agenda del vicepresidente Joe Biden durante su viaje de esta semana por Japón, China y Corea del Sur.

Durante la gira de Biden, EEUU ha querido recordar su papel de actor clave en la región, ha subrayado que la decisión unilateral de China contribuye a crispar el ambiente en Asia nororiental y ha solicitado a todos los países implicados hacer un mejor uso de sus canales diplomáticos para desactivar la tensión.

Como respuesta a la decisión China, Seúl anunció hoy que su ADIZ será ampliada en dirección sur e incluirá espacio aéreo encima del disputado Ieodo, sobre el cual ya ejerce un control de facto al haber instalado ahí desde los años 90 una plataforma de investigación científica.

Un representante del Gobierno surcoreano consultado por la agencia de noticias Yonhap quiso quitar peso al anuncio de hoy, ya que Seúl ha hablado con Pekín, Tokio y Washington antes de hacer público el plan, que en su opinión se ajusta a las normas internacionales y no resulta excesivo.

"No creo que las relaciones entre Corea del Sur y China se deterioren seriamente debido a esto", explicó el representante del Ejecutivo, que pidió mantener el anonimato.

Por su parte, la portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Jen Psaki, explicó en un comunicado que Washington aprecia los esfuerzos de Seúl para llevar a cabo la acción de manera "responsable" al consultarlo antes con todos los países involucrados.

"El ajuste de la zona de defensa de identificación aérea está en línea con el orden de la aviación internacional y con las regulaciones internacionales", explicó en una rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Defensa surcoreano, Kim Min-seok.

Kim aseguró que la decisión no implica restricciones para la aviación comercial y que no infringe el espacio aéreo o los intereses de países vecinos.

"El Gobierno discutirá con los países involucrados medidas necesarias para prevenir choques militares accidentales dentro de la recién reajustada zona de defensa de identificación aérea", concluyó.

Es la primera vez que Corea del Sur ha modificado su ADIZ desde que fue establecida en 1951 por el Ejército de EEUU como mecanismo para vigilar la ofensiva china durante la Guerra de Corea (1950-1953). EFE

aaf-asb/ah