Piñera califica de intencionados incendios que afectan el territorio chileno

Santiago de Chile, 6 ene (EFE).- El presidente de Chile, Sebastián Piñera, calificó hoy de intencionados los incendios que desde hace más de una semana afectan varias regiones de Chile, que han dejado destruidas miles de hectáreas de árboles y pastizales y también algunas viviendas.

"El Gobierno está haciendo todo lo necesario para llevar ante la Justicia a quienes deliberadamente están destruyendo nuestros bosques", afirmó el mandatario durante una visita a la austral región de Aysén.

La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), dependiente del Ministerio del Interior informó este lunes que más de 16.000 hectáreas han sido consumidas por incendios forestales en distintas zonas del centro y sur de Chile, con un costo estimado en unos 100 millones de dólares.

El presidente, que ha anunciado para este mismo lunes una reunión de urgencia en el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo, con algunos de sus ministros, advirtió también que estamos "cruzando una línea roja" cuando "tenemos que luchar contra la maldad de algunos", que incendian "las casas de nuestros compatriotas".

Por lo mismo, agregó que se está haciendo "todo lo necesario para llevar ante la justicia" a quienes "deliberadamente están destruyendo nuestras bosques y comprometiendo nuestra naturaleza

Piñera dijo que Chile enfrenta una emergencia "especialmente porque ha sido un año sin lluvias y por lo tanto mucho de nuestro territorio está muy seco".

"Además de eso hemos tenido que enfrentar altas temperaturas y si a eso agregamos la acción del hombre -que en algunos casos es por negligencia, por irresponsabilidad y en otros casos es por maldad y voluntad de causar daño-, estamos enfrentando una gran emergencia", enfatizó el presidente.

Explicó que el Gobierno se venía preparando desde el mes de octubre para el combate contra los incendios aunque reconoció que a la sequía se han agregado vientos muy fuertes que han cruzado el territorio chileno "y por tanto la lucha contra los incendios ha sido una lucha titánica".

La magnitud de los incendios ha sido tal, que desde el fin de semana varios sectores de Santiago se han visto cubiertos de densas columnas de humo que se han desplazado desde zonas aledañas, como Melipilla, al suroeste de la capital, lo que ha generado cierta inquietud en la población.

Hasta ahora se mantienen siete alertas rojas, tres amarillas y cinco tempranas o preventivas en diversas regiones del país, debido a los incendios y a las condiciones climáticas, marcadas por temperaturas inusualmente altas.

El ministro de Agricultura, Luis Mayol, dijo a los periodistas de que el Gobierno tiene evidencias de que en el origen de algunos de los incendios forestales ha habido intervención de terceros.

"Estamos investigando todos los focos. Tenemos que ser desconfiados, tenemos algunas evidencias y presunciones que muchos de los siniestros han sido provocados en forma intencional", agregó.

Indicó que hasta este lunes se mantienen 47 incendios, de los cuales unos 18 son combatidos directamente por la Corporación Nacional Forestal (Conaf) y la Onemi.

"Los incendios ya han destruido 16.979 hectáreas de pastizales, matorrales y árboles nativos. El resto de los siniestros está siendo enfrentado por empresas forestales", precisó. EFE