Ntaganda tenía un papel central en crímenes en RD Congo, dice Fiscalía de CPI

La Haya, 10 feb (EFE).- La fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda, defendió hoy que el exlíder rebelde congoleño Bosco Ntaganda jugó un "papel central" en los crímenes de guerra y lesa humanidad que se le imputan.

Esos delitos incluyen el reclutamiento de niños soldados y asesinatos presuntamente cometidos entre julio de 2002 y diciembre de 2003 en la República Democrática de Congo.

"Ntaganda, conocido como Terminator, jugó un papel central en la planificación de los crímenes, garantizó la provisión de armas, participó directamente en las órdenes y los delitos", dijo Bensouda durante la primera vista de confirmación de cargos en el caso que enfrenta al exmilitar a la Justicia internacional.

El alto tribunal celebra esta serie de vistas, que se prolongarán hasta el próximo viernes, con la finalidad de que los jueces evalúen si la Fiscalía cuenta con suficiente base como para proceder con el juicio.

"Este caso tiene que llevarse a juicio", apeló la fiscal en su alegato, en el que apuntó que algunos de las niñas reclutadas a la fuerza fueron sometidas durante los entrenamientos militares a "repetidas violaciones sexuales, a veces llevadas a cabo por grupos de dos o tres soldados".

La mayoría de las víctimas pertenecían a la etnia Lendu, especificó la fiscal, que añadió que los presuntos crímenes tenían como finalidad "asumir el control de la región de Ituri", en el noreste de ese país africano, y "expulsar a los civiles que no fuesen de la etnia Hema".

La acusación mantiene que las tropas de Ntaganda -las Fuerzas Patrióticas de Liberación del Congo- llevaron a cabo ese plan de una manera "estructurada y organizada".

Además, el congoleño está acusado del "desplazamiento forzado masivo" de la población a través de "una campaña de terror que provocó el sufrimiento de la gente", recordó Bensouda.

La defensa rebatió la tesis étnica de la Fiscalía al aducir que "ni Ntaganda ni su milicia son Hemas" y en el caso del acusado, "un Tutsi, ni siquiera es de la región de Ituri", dijo uno de los abogados defensores.

También se quejó de que a su equipo le resulta "imposible analizar la cantidad de material" que los fiscales han añadido en los últimos meses y pidieron que los jueces rechacen hasta 237 documentos que contienen declaraciones de testigos a los que "no han dado su consentimiento" para usar sus testimonios.

En la vista participaron además representantes legales de las víctimas, quienes denunciaron que los niños soldado presuntamente reclutados por Ntaganda "tenían entre 7,5 y 15 años" y en el caso de las niñas éstas eran "violadas y obligadas a actuar como esposas de soldados y comandantes".

Según la representación legal de las víctimas, éstas "eran forzadas a tomar drogas, alcohol y fumar cannabis para poder afrontar mejor el combate".

La sala preliminar segunda, presidida en este caso por la jueza búlgara Ekaterina Trendafilova, tiene a partir del próximo viernes un plazo de hasta 60 días para confirmar o rechazar los cargos.

Ntaganda, que desde su primera comparecencia en marzo de 2013 se ha declarado inocente de los cargos, es el primer acusado de la CPI que se ha entregado voluntariamente para ser juzgado por ese alto tribunal, que emitió en su contra dos órdenes de arresto, una en agosto de 2006 y la otra en julio de 2012. EFE