La ONU alerta sobre la situación de los campos de refugiados en Sudán del Sur

Yuba, 11 feb (EFE).- El coordinador de Asuntos Humanitarios de la ONU, Toby Lanzer, denunció hoy en Yuba la superpoblación de los campos de refugiados en Sudán del Sur y alertó de que la situación humanitaria empeorará próximamente ante la cercanía de la temporada de lluvias.

"Estamos preocupados, porque actualmente faltan solo siete semanas para el comienzo del periodo de lluvias y la superpoblación de los campos de desplazados, que carecen de los servicios básicos, complica aún más la situación sanitaria", afirmó Lanzer en rueda de prensa.

El responsable humanitario aseguró también que la ONU está ayudando "en lo que puede" y ha vacunado a los habitantes de los campamentos contra el cólera, pero "esto no previene probables crisis sanitarias".

Pese a que, según Lanzer, el Gobierno sursudanés ha destinado un nuevo terreno para que sea utilizado como campamento para los 70.000 desplazados que residen en las instalaciones de la ONU, la prioridad del organismo internacional es "que la gente retorne a sus hogares lo antes posible".

Por ello, Lanzer pidió que se respete el alto el fuego firmado por ambas partes del conflicto el pasado 23 de enero, a fin de garantizar el regreso de la población a sus hogares para la temporada agrícola y evitar "una tragedia inminente".

El responsable humanitario ofreció el apoyo de la ONU en el proceso de reconciliación y de paz para superar el actual conflicto en el país.

Por otro lado, la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) denunció hoy en un comunicado el deterioro de la situación de seguridad en la localidad de Leer y varias zonas del sur del estado de Unidad, en donde miles de personas se están escondiendo en el bosque.

Según la nota, hace dos semanas 240 trabajadores locales de MSF abandonaron el hospital de Leer y huyeron al bosque con decenas de los pacientes más graves y miles de habitantes locales.

"La gente está hambrienta e incluso está bebiendo agua de un río sucio, nos escondemos durante el día porque es más seguro moverse por la noche", explica en el comunicado un miembro de la organización que actualmente se refugia en el bosque en las afueras de Leer.

El jefe de la misión de MSF en Sudán del Sur, Raphael Gorgeu, aseguró que el poco contacto que puede tener con sus trabajadores en la zona "dibuja una situación desesperada para ellos y los miles de desconocidos que viven en terribles condiciones y son vulnerables a enfermedades, deshidratación, malnutrición y ataques".

Según la ONU, alrededor de 865.000 personas abandonaron sus casas por la crisis que estalló en diciembre pasado en Sudán del Sur y afrontan problemas como la escasez de alimentos.

Desde entonces, miles de personas han muerto como consecuencia de los enfrentamientos entre las fuerzas leales al presidente surusdanés, Salva Kir, y los rebeldes seguidores del exvicepresidente Riak Mashar. EFE