Marcelo, David Navarro, Villa, Messi y Baptistao

Roberto Morales

Madrid, 9 mar (EFE).-

.

-- MARCELO.

El gran momento del Real Madrid se plasma en la sonrisa de Marcelo. El brasileño, amo y dueño de la banda izquierda del Santiago Bernabéu por mucha inversión que el club realizase en Fabio Coentrao, dejó un partido perfecto ante el Levante para empujar de nuevo a su equipo hacia el liderato y una ventaja de cuatro puntos sobre el Barcelona.

Marcelo, que comenzó su carrera escuchando críticas a sus labores defensivas, se ha consagrado como el lateral zurdo titular del Real Madrid y la selección brasileña. Ahí es nada. Y no lo es solo por lo que exhibió para romper el orden que siempre muestra un equipo de Joaquín Caparrós, un golazo dos años después con su 'pierna mala' y continuas subidas que desestabilizaron al rival, si no también por una mejoría y un esfuerzo defensivo que va mejorando con la experiencia.

.

-- DAVID NAVARRO.

Hay futbolistas a los que los colegiados toman la matrícula por acciones fuera de lugar del pasado que les acaban pasando factura cuando menos esperan. David Navarro partió la ceja en un gesto reprobable la pasada temporada a Cristiano Ronaldo que no fue sancionado. Hoy, en el reencuentro le dejó un recado con dureza abajo, por detrás, que el árbitro interpretó como agresión y tarjeta roja.

La decisión de Iglesias Villanueva sorprendió a todos, pese a la dureza de la entrada, e hizo perder los papeles a Caparrós. Dedicó palabras malsonantes a los colegiados y acabó enfrentándose con gestos a la afición madridista. Mientras, Navarro enfilaba camino de los vestuarios con la seguridad de que pagaba el peaje de antiguos episodios. Su equipo lo pagará ahora, en un duelo importante frente al Celta de Vigo en la próxima jornada.

.

-- DAVID VILLA.

Tras una semana difícil para el máximo goleador de la historia de la selección española, que se quedó fuera de la penúltima lista de Vicente del Bosque antes del Mundial, y vio cómo el protagonismo se trasladaba a su compañero de equipo Diego Costa, rescató la mejor de sus caras para dar uno de esos triunfos que dan campeonatos. En Vigo, ante un Celta que juega mejor de lo que muestran sus resultados. Dos goles en dos minutos que resumen sus cualidades. Vivo para robar la cartera, con una velocidad recuperada y su pegada de siempre.

Villa ha superado molestias físicas con las que ha jugado muchos partidos esta temporada buscando el bien del Atlético de Madrid. Sin Diego Costa, sancionado, hacía falta una referencia ofensiva y apareció un especialista del gol. Con la precisión y contundencia que han marcado su carrera, como definió el 'Cholo' Simeone. Y eso no se pierde. Si la mantiene en la recta final de la temporada estará en el Mundial de Brasil porque para Del Bosque el 'Guaje' es "un caso especial".

.

-- LIONEL MESSI.

La derrota en Anoeta del Barcelona tuvo un foco de la crítica en el 'Tata' Martino. Su planteamiento, la alineación, los cambios. En Valladolid se puede recriminar aspectos al técnico pero la crítica se dirige a los jugadores. Alejados de la imagen con la que hicieron historia, los azulgrana agravaron su mal momento con una imagen preocupante. Sin fútbol, ni hambre, dependiendo de alguna arrancada de Lionel Messi.

El astro argentino aguantó la broma de la grada con sus continuas vomitonas y la vergüenza sobre un terreno de juego en el que paseó más tiempo del que corrió. Apagado como el resto, lanzando alguna acción individual que salvase a su equipo, pero diluido en una extraña imagen que se aleja de la grandeza de los futbolistas del Barça. En Liga ya no dependen de sí mismos. Seis años después son terceros en una clasificación. Pero están a tiempo aún de convertir en exitosa la temporada, con opciones en todas las competiciones. Inmersos en un bache que debe ser un punto de inflexión.

.

-- LEO BAPTISTAO.

La afición del Real Betis merecía una pequeña alegría que premiase su fe. Leo Baptistao se estrenó como goleador y tras dos jornadas de injusticias arbitrales, abrió el camino del triunfo ante un Getafe en caída libre. Su tanto fue un regalo para una afición que no abandona a su equipo ni cuando vienen peores dadas y cuando la mayoría les sitúa ya en Segunda División.

Baptistao se hizo y creció como jugador en el Rayo Vallecano. Tuvo la opción de volver en el mercado invernal pero optó por el proyecto del Real Betis. El factor económico tuvo mayor peso y el Atlético de Madrid decidió por la mejor oferta. Su juego mejora a un equipo que se juega la vida cada partido. Sus goles alimentan la esperanza de salvación. A ocho puntos aún nada es imposible. EFE